ANTONIETA: MUJER DE FUEGO, escritora, traductora&promotora

ANTONIETA: MUJER DE FUEGO, escritora, traductora&promotora

Por: Perla Schwartz

 

antoniata_mujer_de_fuego_1

“Toda la noche vi crecer el fuego” José Emilio Pacheco

 

La melancolía dominó a su corta vida. En su mirada se reflejaba una tristeza ancestral, una no pertenencia al mundo que la rodeaba. Su nombre: Antonieta Rivas Mercado (1900-1931).

 

Ella parecía vivir en un universo de ensoñaciones. Su cabello peinado a la garconne le daba el aspecto de una mujer distinguida, una mujer capaz de triunfar en cada batalla emprendida, pero no fue así, ella mujer de fuego, terminaría por autoinmolarse.

 

Culta y visionaria, Antonieta se erigió como mecenas de ese gran grupo literario llamado “Los Contemporáneos”, sobre todo fue muy cercana a Xavier Villaurrutia. Ella se unió a ese “Archipiélago de Soledades” para apoyar en la introducción de la cultura universal al ámbito mexicano.

 

Dueña de una sensible pluma, se le debe uno de los más intensos epistolarios de nuestra literatura, las 87 cartas de amor, cuyo interlocutor fue el pintor Manuel Rodríguez Lozano. Una pasión imposible, debido a las preferencias sexuales de él.

 

Un tiro al corazón bajo la luz mortecina de Notre Dame puso fin a su desdichada “Residencia en la Tierra”, un suicidio sumamente teatral, en que Antonieta fue verduga de sí misma, cuando decidió poner fin a su desasosiego existencial.

 

Días antes de morir escribió en su Diario de Burdeos: “Escribir con la verdad, única justificación de ponerme a escribir. Esa verdad que lleva una dentro, que alimenta, teme y adora. Esa verdad íntima, difícil de forzar como una virgen”.

 

Antonieta Rivas Mercado fue una mujer telúrica, quien todo el tiempo estuvo a punto de arrojarse al vacío. La separación de sus padres, el cruento suicidio de su prima Beba, su divorcio, el desamor de Vasconcelos, el cierre del Teatro Ulises, el veneno de la política mexicana, entre otros factores incidieron en su decisión suicida.

 

Ella fue una feminista, apostó por la libertad femenina. En un artículo dedicado a la crítica Margarita Nelken, escribió: “La esencia de la mujer yace en sus rasgos diferenciales y ella es la única que puede definirlos”.

 

Se apagó la Mujer de fuego, más no así su corta obra que nos lleva a una sensibilidad profunda, a una pluma aguda e inteligente. Leer a Antonieta Rivas Mercado es el mejor homenaje que se le puede hacer.

 

Antonieta  Rivas Mercado.

Martha Valdespino. Publicado el 29 ene. 2016.

 

Publicado el 6 de agosto, 2018 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Difusion Publicaciones Recientes Teatro Teatro contemporáneo | Con las siguientes etiquetas Etiquetas: , ,

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017