Análisis y Testimonio del XXIX Encuentro Nacional de Amantes del Teatro.

Análisis y Testimonio del XXIX Encuentro Nacional de Amantes del Teatro.

Por: Anaraceli Alvarado Álvarez

 

amante_1_2

Fotografía por: Yadira Andrade Viosca

 

“Ninfómanas” (Adaptación de pequeña pieza Psicopática) Autor: Federico Roca. Director: Felipe Morales Hernández. Compañía: “Conín”. Ciudad de Querétaro, Querétaro. Tener una ninfómana en el lecho es el anhelo de muchos hombres, pero este deseo les puede generar grandes frustraciones, según los expertos. La ninfómana utiliza el sexo compulsivo como droga. “Lo hace para escaparse de sensaciones de ansiedad, soledad, enojo y odio a sí misma, y también para sentir alegría”. La psicopatía, es un trastorno de la personalidad, donde las facultades cognitivas del individuo permanecen intactas, pero su capacidad afectiva es nula. Una representación teatral es ‘ficción’, tomando en cuenta que la boca de escena es una ‘lupa’, todo lo que sucede en el escenario aumenta, así que la dirección de Felipe Morales Hernández, dista mucho de ser ‘teatral’, dio la impresión de estar en un prostíbulo sin cortapisas. Sobre todo Erick Fernando Estrada Ramírez, en el papel de Antonio, cuando se chupaba los dedos de manera lasciva, (no era necesario) Debemos tomar en cuenta, que es un horario de tarde, no es Cabaret ni horario de media noche. Sin embargo, faltó ritmo, las actuaciones de todo el elenco, fueron convincentes, con credibilidad fidedigna.

 

amante_2_2

Fotografía por: Yadira Andrade Viosca

 

“Metro Cita” Aitor y Director: Alexander Minchenko, Compañía: “Teatro No Verbal”. Naucalpan, Estado de México. Cuando una Compañía Teatral, es disciplinada, trabajadora y responsable, adquiere la categoría de ‘excelencia’: presencia escénica, manejo del espacio, coreografía, creación de la psicología y vestuario para cada personaje, diferentes en cada escena, expresión corporal, facial, construcción de la expectación para compartir entes-acontecimientos poiéticos, generan una afectación y estimulación a través de esos objetos, por su incisión en el tejido del tiempo-espacio, en la historia; dadas las concesiones, los espectadores asumen que suben por escalera eléctrica, abordan el metro, se van y bajan por la escalera eléctrica. Una delicia de espectáculo teatral, sencillo, vivo, colorido, cómico y emotivo, buena transmisión de sentimientos y emociones. ¡Felicidades a: Ignacio Pineda, Itzel Díaz, Gabriel Hernández Jocelyn López y especialmente al autor-director Alexander Minchenko!

 

amante_3_2

Fotografía por: Yadira Andrade Viosca

 

“Ópera Pánica”, Autor: Alejandro Jorodowsky. Director: Guillermo D. González. Compañía: “Absit”. Naucalpan, Estado de México. El autor Alejandro Jodorowsky Prullansky, es psicoterapeuta, por lo que el que se acerque a su dramaturgia, debe investigar, entender claramente el sentido de sus textos, para tener la capacidad de recrear y poner en escena, lo que el autor primigenio quiso transmitir y comunicar. Cada una de las historias, tienen un sentido y sobre todo, la música que va implícita en una “Ópera”. ¿Qué pasó con la música y el canto? Con romper la cuarta pared, no es suficiente para atrapar la atención del ‘respetable público’, se necesita compromiso de parte del capitán del barco, el director, para que se mantenga el interés y los diez actores, tengan la capacidad de transmitir emociones y sentimientos, amén de lograr el ritmo, tono, ‘time’, sobre todo ‘jugar’ ya que el teatro es juego por antonomasia, sin estrés, con gusto y disfrutar la ‘puesta en escena’ de principio a fin, para que a su vez los espectadores la gocen, rían y reflexionen sobre el juego de espejos que han presenciado. Un texto difícil de entender e interpretar. Seleccionar las historias, si vivimos cotidianamente la violencia, por ética profesional, debieron omitir las escenas ‘misóginas’, no deben olvidar, que la boca de escena es una gran ‘lupa’, todo lo que pasa en el escenario, se multiplica de tamaño, como dicen los jóvenes de hoy, se ‘mega dimensiona’, el teatro no debe promover la violencia en general, menos contra las mujeres.

 

amante_4_2

Fotografía por: Yadira Andrade Viosca

 

“Negrona Yeah”.- Autor: Luis Méndez Hernández. Director: Elizabeth Lomelí Sánchez. Compañía: “Taller de Teatro Sexto Sol” de la Universidad Autónoma de Nayarit. Existen muchas formas y causas para agredir al ser humano, sobre todo cuando se trata de diferencias de cualquier índole: físicas, volumen, estatura, color de piel, pelo hirsuto, crespo, cualquier característica física diferente a la mayoría, es motivo de agresión, que la familia y la sociedad, deben combatir y extirpar de raíz, para no dañar a los seres que son motivo de ‘bullying’.           Hacer teatro es ‘colonizar’ la cabeza de los espectadores con imágenes que no comunican, sino que habilitan la propia elocuencia, porque además el teatro, es un acontecimiento sometido a las leyes de la cultura viviente, con la representación, se logra sensibilizar a través de la transmisión de sentimientos y emociones, de: Kimberly Carrazco, que protagoniza esta obra en el papel de María de Jesús “Negrona”, Nayeli Lara, Samantha Lara, Gabriel Velázquez, Elías López y Luis Hernández, debo mencionar que representaron cada uno entre tres y cuatro personajes; lo más notable, es que claramente marcaron las diferencias, con expresión corporal, facial, voz, tono, clara dicción, actitud y sobre todo, credibilidad. Esta ‘puesta en escena’, es la prueba fehaciente, de que para crear ‘la magia del teatro’, no se necesita ‘parafernalia’, sólo actuar con verosimilitud. ¡Felicidades a cada uno de los actores y especialmente a la directora Elizabeth Lomelí Sánchez!

 

amante_5_2

Fotografía por: Yadira Andrade Viosca

 

“El Héroe de Barrios”.- Autor y Director: Luis Méndez Hernández. Compañía: “Mascarilla Teatro”. El tema es magnífico, la historia bien contada, buena estructura dramática, creativas las canciones a ‘cappella’, los trastos y utilería bien aprovechados, buena creatividad el uso de practicables, formando diferentes niveles, el elenco: Jazmín, Briler, Carlos Seefoó y Brayan Aguiar, este último no pudo controlar el pánico escénico y tuvo algunos tropiezos al decir sus textos; sin embargo, formaron un trío de actores con proyección de voz, dicción, volumen, tono, buena transmisión de emociones y sentimientos, El director demostró imaginación, no se engolosinó con su creación, logró enriquecer la ‘puesta en escena’ con canciones originales, lo conmino a enriquecerla, con música grabada y coreografía. ¡Felicidades al trío, especialmente al autor Luis Méndez Hernández!  

 

amante_6_2

Fotografía por: Yadira Andrade Viosca

 

“La historia ridícula del oso polar que se quedó encerrado en el baño del restaurante”.- Autor: Luis Santillán. Director: Roberto Rivero Barquín. Desde el título de la obra, empieza la complicación, porque es tan largo que el ‘respetable público’ no podrá memorizarlo, además el Teatro es ‘lúdico’ por antonomasia, por lo que la complicación no facilita el juego. El romper la cuarta pared con los personajes alternando con los espectadores, no fue suficiente, porque en el escenario no se cumplió con los cánones de comunicación, requeridos, tomando en cuenta que el teatro trabaja con dispositivos de estimulación, que gracias a la convención que estimula la imaginación, en escena sólo se necesita un espacio vacío. Con parafernalia y vestuario, quisieron llenar la falta de compromiso teatral.

 

amante_7_2

Fotografía por: Yadira Andrade Viosca

 

“La casa de Isabel Abad”.- Aitor: Sergio Torrejón Martínez. Director: Ricardo Rojas Ramírez. Compañía: “Tercera Llamada”. Una historia de época, en la que cuidaron los detalles: lenguaje, costumbres, sumisión, muebles, vestuario, (excepto el vestido rojo de Alicia), y después de ver el desempeño actoral y el verdadero hilo conductor, el autor debería haber cambiado el título, por el de: “Las enseñanzas de Flora”, o cualquier otro título, dejando como personaje central a Flora. Invito al autor a que medite y analice detenidamente el nuevo tratamiento que le dio a la historia primigenia, (no precisamente mostrando un teatro contemporáneo). Felicito al elenco, y especialmente al director, por la meticulosidad de la ‘puesta en escena’, sólo debe mejorar el diseño de la luminotecnia. ¡Felicidades!

 

amante_8_2

Fotografía por: Yadira Andrade Viosca

 

“Pedro y el Capitán”.- Autor: Mario Benedetti. Director: Pedro Aguayo Chuc. Compañía: “Tragos”. Un texto maravilloso, tan actual que sorprende por la veracidad de los acontecimientos, la psicología de los personajes, además de los cambios que sufren ambos durante la trama, que aparentemente es sencilla y fácil de representar, para los creadores que tienen oficio, amén de experiencia. Porque el tema es profundo, complejo, el ‘time’, el tono, la evolución y sobre todo, los matices que requieren dar los dos actores, son difíciles de crear en la escena, porque van en crescendo, paulatinamente, hasta llegar al clímax. Considero que fueron ambiciosos para elegir la partitura, lo peor, fue hacer pausas tan largas, perdió ritmo que desconcentraron al ‘respetable público’. Porque existen recursos para luir, ensangrentar la ropa y a Pedro, nunca deben salir de escena y dejarla ¡vacía! En cuanto al capitán, a Pedro Aguayo Chuc, al resto de la producción y a Carlos Anaya Hernández, les faltó investigar, porque un capitán lleva tres barras, este capitán era “Teniente”, con sólo dos barras. Al final era patético ver como Julio César Mancilla, delgado corporalmente, sufrió al sacar de escena al robusto Pedro muerto, (no era necesario).

 

 

 

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017