“Cajita de Muerto” dramaturgia Ioné Cervantes Dir. Vlad Grajales

“Cajita de Muerto” dramaturgia Ioné Cervantes Dir. Vlad Grajales

Por: Anaraceli Alvarado Álvarez

 

cajita-de-muerto_1_2

Una leyenda contada por la catrina y sus almas, quienes dan vida a los personajes que supuestamente la vivieron.

 

En la cima de un árbol, la catrina le muestra a un hombre, que ha perdido a su único hijo de 5 años, además de la fe a sus difuntos queridos. Lo convence de creer nuevamente en esa leyenda, para festejar a los muertos, como rescate a nuestra cultura ancestral.

 

Elenco: Luis-Fernando Peña, Carlos-María Teresa Garagarza, Catrina-Ioné Cervantes, La Catrina-Arturo Galicia Lira, Carlos-Ale Villarruel, Carmelita-María Irene, Carmelita-Jorge Hernán, Padre/Don Chuy Pueblo López.

 

Producción: LP Teatro. Asistentes de producción Lita César y Emmanuel CM Fotografía: Alfredo González Lemus.

 

Diseño de imagen: Tony HC DISCENA Arte y publicidad para las artes escénicas RRPP: Sandra Pinal Teatro en Corto Coyoacán: Moctezuma 76, Col. Del Carmen Coyoacán; del 12 octubre al 12 Noviembre, de jueves a sábado 8:00 a 10:30, domingo 7 a 9:30 PM

 

cajita-de-muerto_2_2

Los orígenes de la celebración del Día de Muertos en México, data desde la Época Prehispánica, la visión y la iconografía sobre la muerte en nuestro país son notables, debido a ciertas características especiales, como el sentido solemne, festivo, jocoso y religioso que se ha dado a este culto, el cual pervive hasta nuestros días. Es así, una ardua tarea entender la muerte y su significado, labor que abarca momentos de innumerables reflexiones, rituales y ceremonias de diversa índole, lo que ha erigido el máximo símbolo plástico de la representación, de esta festividad: “el altar de muertos”.

 

Dicha representación, es quizá la tradición más importante de la cultura popular mexicana, y una de las más conocidas internacionalmente; incluso es considerada y protegida por la UNESCO como “Patrimonio de la Humanidad”.

 

cajita-de-muerto_3_2

El sincretismo entre las costumbres españolas e indígenas, originó lo que es hoy la “Fiesta del Día de Muertos”. Al ser México un país pluricultural y pluriétnico, tal celebración no tiene un carácter homogéneo, sino que va añadiendo diferentes significados y evocaciones según el pueblo indígena o grupo social que la practique, construyendo así, más que una festividad cristiana, una celebración que es resultado de la mezcla de la cultura prehispánica con la religión católica, por lo que nuestro pueblo ha logrado mantener vivas sus antiguas tradiciones.

 

La fiesta de Día de Muertos se realiza el 31 de octubre y el 1 y 2 de noviembre, días señalados por la Iglesia católica para celebrar la memoria de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos. Desde luego, la esencia más pura de estas fiestas, se observa en las comunidades indígenas y rurales, donde se tiene la creencia de que las ánimas de los difuntos, regresan esas noches para disfrutar los platillos y flores, que sus parientes les ofrecen.

 

El altar, como elemento tangible de tal sincretismo, se conforma de la siguiente manera. Se coloca en una habitación, sobre una mesa o repisa cuyos niveles representan los estratos de la existencia. Los más comunes son los altares de dos niveles, que representan el cielo y la tierra; en cambio, los altares de tres niveles añaden a esta visión el concepto del purgatorio. A su vez, en un altar de siete niveles se simbolizan los pasos necesarios para llegar al cielo y así poder descansar en paz. Este es considerado como el altar tradicional por excelencia.

Publicado el 10 de octubre, 2017 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Difusion Publicaciones Recientes Teatro Teatro contemporáneo | Con las siguientes etiquetas Etiquetas:

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017