“Después del Ensayo” de Ingmar Bergman, dirige Mario Espinosa

“Después del Ensayo” de Ingmar Bergman, dirige Mario Espinosa

Por: Anaraceli Alvarado

 

despues_1_2

Ingmar Bergman, estudió Historia del Arte y trabajó en el mundo del teatro antes de comenzar en el cine con “Crisis”  en 1945; dramaturgo, guionista, director de teatro y cine sueco, considerado uno de los cineastas clave, del siglo XX. Bergman tiene un libro de memorias titulado “Linterna mágica”, es una especie de depositario con reflexiones alrededor de sus propios cuadernos de rodaje, recuerdos, detalles biográficos, etc.

 

La capacidad creativa y prolífera de Bergman, con más de treinta largometrajes,  recibió tres Óscares de Hollywood, e incontables galardones en Europa. Sobre “Después del ensayo” escribe: Esto que iba a ser tan divertido y tan pequeño y tan modesto, ¿qué es ahora y qué será? La que esto escribe, le puedo responder: esta magnífica ‘puesta en escena’ dirigida por Mario Espinosa, proyecta pasión, histrionismo, es entrañable y con ‘poíesis’.

 

“El cine como el sueño, el cine como la música. Ningún arte pasa a nuestra conciencia de la forma en que la película lo hace, y va directamente a nuestros sentimientos, al fondo en las habitaciones oscuras de nuestras almas” Ingmar Bergman

 

despues_2_2

“Después del ensayo”, no sólo es ‘Teatro dentro del Teatro’, es la prueba fehaciente de que los que representan el texto dramático, el autor ‘primigenio’, sólo es la ‘partitura’, el director Mario Espinosa, recrea su versión, es decir, su interpretación personal; mientras las dos actrices y el actor, ponen en juego no sólo su corporeidad, sino sus emociones y sentimientos personales, que con su capacidad interpretativa, pueden omitir, para dar cabida a las características psicológicas de su personaje.

 

Juan Carlos Colombo, le da vida al director de teatro Henrik Vogler, Julieta Egurrola representa a Raquel y Sofía Espinosa interpreta a la joven actriz e hija de Raquel, que regresan al teatro con algún pretexto, porque quieren confrontarse con el director, fuera del trabajo creativo, en la vida real y sobre todo personal.

 

El teatro es poesía en acción, porque comprime la vida, la lleva a sus límites lingüísticos y corporales; cada palabra, cada gesto, cada mirada, cada silencio, contienen vivencias, potencias y experiencias de la humanidad.

 

“Aquí, en mi soledad, tengo la sensación de que contiene demasiada humanidad” Ingmar Bergman

 

despues_3_2

Ingmar Bergman nació el año de 1918, en Uppsala Suecia, hijo de un estricto pastor protestante, Bergman cursó estudios en la Universidad de Estocolmo y obtuvo la licenciatura en literatura e historia del arte con una tesis sobre Strindberg. Hasta 1942 dirigió el teatro universitario y, posteriormente, fue ayudante de dirección del Gran Teatro Dramático de Estocolmo.

 

¿Por qué su tesis sobre Strindberg? Tal vez porque fue el instaurador del Naturalismo en Suecia, y se le considera pionero de la reforma expresionista, e investigador de lo que algunas décadas después, se conocería como Surrealismo; admiraba a Tarkovski porque abordó sus habituales inquietudes filosóficas.

 

En “La linterna mágica”, declara Ingmar Bergman: “uno en el curso del trabajo no se da cuenta de que hay un error en la maquinaria, depende probablemente de un mecanismo de defensa, que se pone en marcha durante el largo y complicado proceso creativo; este mecanismo de defensa acalla al crítico superego”. Demuestra así la sinceridad, que impregna este libro.

 

“La realidad tal vez no esté en todo lo que me imagino. Tal vez no existe, de hecho. Tal vez sólo existe como un anhelo” Bergman

 

despues_4_2

Refiriéndose a su película “Después del ensayo”, ¡me culpo! (y no es la única vez que Bergman se culpa de narcisismo). Cualquier obra de arte lleva consigo una pesada carga de vanidad. Esta película fue de las últimas que rodó, fue hecha para televisión, posteriormente escribió el texto dramático y se representó.

 

Mario Espinosa desafió la distancia tradicional de actores y espectadores, no sólo el ‘convivio’ de ambas partes; sino que penetró con su creación escénica, abierto al verdadero encuentro y disenso con el público. Donde los actores son verdaderos y ficcionales, simbólicos y materiales, profanos y sagrados.

 

Gloria Carrasco, diseñó escenografía minimalista, y vestuario ‘had doc’ madre, hija, director. Luminotecnia de Ángel Ancona, destacó en el espejo entrada de la madre ‘tiempo pasado’. Diseño de multimedia y sonoro de José María Serralde, recreó tiempo pasado con escenas, como pinturas de acuarela, y Ruby Tagle, como asesor corporal, les dio proyección a su expresividad.

 

“Tengo mucho interés en contar, en hablar, sobre la integridad de cada ser humano. Es una cosa extraña que cada ser humano tiene una especie de dignidad o integridad, y sobre eso se desarrollan relaciones con otros seres humanos, tensiones, malentendidos, ternura, ponerse en contacto, tocar y ser tocados, la separación de un contacto y lo que sucede entonces” Bergman

Publicado el 19 de junio, 2017 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Difusion Publicaciones Recientes Teatro Teatro contemporáneo | Con las siguientes etiquetas Etiquetas: ,

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017