“DOS MUJERES” INTERPRETADAS POR OFELIA Y PAOLA MEDINA

“DOS MUJERES” INTERPRETADAS POR OFELIA Y PAOLA MEDINA

Por: Anaraceli Alvarado

 

DOS MUJERES_cartel_3

“A los dramaturgos les corresponde la reflexión y eso se ve mucho en el teatro de nuestros días; éste está realmente dialogando con el presente”

Enrique Singer

 

 

Esta obra, está basada en el texto dramático de Alejandro Román Bahena “Perlas a los cerdos”,  en una versión de Raúl Zermeño y Ofelia Medina. El montaje de la obra lo iniciaron las dos actrices, bajo la batuta de Raúl Zermeño y según se menciona en el Programa de mano, no pudo seguir con ellas todo el proceso de montaje, terminaron solas.

 

El resultado fue muy interesante, porque con su capacidad creativa de actrices, sobre todo la experiencia de Ofelia Medina en el escenario, supongo que siguió el estilo y disciplina del maestro Raúl Zermeño, para seguir el montaje con el seguimiento escrupuloso de los materiales dramatúrgicos, en su transición al escenario.

DOS MUJERES_2_2

Madre e hija, llevan a cabo la puesta en escena con representaciones e interpretaciones a profundidad, y lo más importante, verosímiles, que le dan cuerpo presente a los acontecimientos de la historia, que se llevaron a cabo en el pasado; lo cual permite que el cuerpo de las dos actrices signifique al mismo tiempo paisaje y sujeto activo.

 

DOS MUJERES_3_2

Así las concesiones de su representación, Ofelia Medina y Paola Medina, se manifiestan gracias a su poder evocador y simbólico, amén de sus expresiones facial, corporal, tono de voz, volumen, dicción, carga emotiva en cada texto, manejo claro de subtextos, hasta alcanzar el desarrollo de su cuerpo como instrumento y recurso artística único.

 

DOS MUJERES_4_2

Porque el teatro es capaz de hacer presente en el escenario a personajes ausentes, en este caso la pareja de la hija que la golpea con tanta saña, que la deja semiinconsciente. Paola Medina con su trabajo corporal, con gran verosimilitud, hace presente al individuo, recordemos que esa presencialidad ya aparecía en las tragedias griegas.

 

La acción central de esta puesta en escena, no es la acción escénica, los hechos definitivos ocurren fuera de la escena y la acción dramática consiste en comentar, lamentar o contar hechos trágicos como los de esta historia, lo que produce catarsis aristotélica es la compasión.

 

DOS MUJERES_5_2

 “El teatro es poesía que se sale del libro para hacerse humana”

 

DOS MUJERES_1_2

“El mundo es un escenario, y todos los hombres y mujeres son meros actores, tienen sus salidas y sus entradas; y un hombre o una mujer puede representar muchos papeles”

Como gustéis William Shakespeare

 

Cabe mencionar la labor de Arturo Nahum, como asistente de dirección, tomando en cuenta que Ofelia Medina se encuentra en escena durante toda la obra. En Arte, Erika Gómez sobre una idea de Ofelia Medina y Raúl Zermeño. Luminotecnia, a cargo de Erika Gómez, consiguió atmósferas precisas en cada escena.

 

En la fotografía Juan Bautista, captó la imagen precisa de las dos mujeres, en un momento de sus vidas en la trama.

 

El diseño de vestuario a cargo de Ofelia Medina y Víctor Carpinteiro, consiguió captar las tonalidades del desierto de la zona de Ciudad Juárez, integrando a los personajes  a la aridez de sus vidas, sin olvidar los accesorios femeninos, excepto los zapatos de plataforma de Paola Medina, que resultaron hasta cierto punto peligrosos, porque pudo luxarse un tobillo.

 

La asesoría vocal de Magie Bermejo fue fructífera para el montaje, dosificaron aire, volumen, tonos, matices, ‘time’, etcétera. En el control de iluminación, a cargo de Arturo Vega y Arturo Nahum fue preciso para lograr atmósferas que diseñó Érika Gómez.

 

DOS MUJERES_6_2

En cambio en el control de audio, al finalizar la obra, sentí un baño de agua fría, después de una excelente puesta en escena, llena de emociones y sentimientos, que permitieron que el ‘respetable público’ sintieran ‘compasión’, sueltan el audio de la canción y música “guapachosa” de Juan Gabriel: Pero qué necesidad, para qué tanto problema, no hay como la libertad de ser,  de estar, de ir, de amar, de estar, de hacer,  de hablar así sin pena. Yo dije: ¡QUE PENA! Rompieron mi corazón y espíritu, no sólo el mío, sino el de ¡todos los espectadores!

Publicado el 30 de septiembre, 2014 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Difusion Publicaciones Recientes Teatro Teatro contemporáneo | Con las siguientes etiquetas Etiquetas:

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017