El 70 aniversario UNICEF-MÉXICO Festeja con Orquesta y Coro

El 70 aniversario UNICEF-MÉXICO Festeja con Orquesta y Coro

Por: Anaraceli Alvarado

 

unicef_1_2

Para conmemorar el 70 Aniversario de la UNICEF en México, el Centro Nacional de las Artes (CENART), recibe a la Orquesta y Coro “Sonemos de Morelos”, para conmemorar el 70 aniversario de UNICEF-MÉXICO, integrantes de la orquesta y coro del Sistema “Sonemos de Morelos”, ofreció el domingo 11 de diciembre un concierto en el Auditorio Blas Galindo, del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), organismo que promueve la protección y garantía de derechos de todos los niños, niñas y adolescentes, especialmente de aquellos en condiciones de mayor vulnerabilidad.

 

En el concierto participaron 160 niños y niñas de entre 7 y 17 años de edad, integrantes del “Sistema Sonemos”, que forma parte de las 112 agrupaciones hoy día, integrantes del “Movimiento Nacional de Agrupaciones Musicales Comunitarias”, programa de la Secretaría de Cultura Federal, coordinado a través del Sistema Nacional de Fomento Musical y la Dirección General de Culturas Populares; y está integrado por cuatro agrupaciones musicales: “Coro Comunitario Sonemos”; la “Orquesta Comunitaria de Cuernavaca”; la “Banda Comunitaria Armonía Tepozteca”; y la “Orquesta Representativa del Sistema Sonemos”.

 

Estas agrupaciones tienen como objetivo utilizar la música como una herramienta de integración social, en la que los niños participantes desarrollan valores, como el trabajo en equipo, la responsabilidad y el sentido de pertenencia. La selección de niños que participan en este concierto, es un representativo del estado de Morelos, bajo la dirección de Sergio Suárez-Lubián, Ismael Guadarrama Ochoa y el director artístico de dicho Sistema, el compositor Arturo Márquez.

 

unicef_2_2

Christian Skoog representante de UNICEF en México. comentó: “El concierto es una celebración y un agradecimiento a todos nuestros aliados”, agregó: “Sin el apoyo de gobierno, empresa y sociedad civil, sin el compromiso de nuestros socios y donantes, y sin los esfuerzos de las y los defensores y promotores de derechos de los niños y niñas, no habría sido posible tener el progreso significativo que hemos tenido a lo largo de estos 70 años de trabajo”.

 

Además: “UNICEF trabaja en conjunto con sus aliados en más de 190 países y territorios para transformar compromisos en acciones concretas que permitan construir un mundo más incluyente y equitativo para la niñez y la adolescencia”.

 

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, se creó el 11 de diciembre de 1946 con una misión humanitaria, para proveer de alimentos, ropa y cuidados de salud a los miles de niños, niñas y adolescentes europeos que enfrentaban desnutrición y enfermedad tras la Segunda Guerra Mundial. Para 1953, UNICEF se constituyó como una agencia permanente de las Naciones Unidas y en 1961 amplió su mandato para atender otros temas fundamentales, tales como la protección y la seguridad, la salud y la educación en la infancia y la adolescencia.

 

En 1989 la Asamblea de las Naciones Unidas aprobó la “Convención sobre los Derechos del Niño”, el tratado sobre derechos humanos más ratificado a nivel internacional en la historia de la humanidad. Este tratado marcó un parteaguas en la visión que se tenía sobre la infancia y la adolescencia, estableciendo que todos los niños y las niñas, en todos los rincones del mundo, tienen los mismos derechos y que es obligatorio para todos los países firmantes garantizarlos.

En las últimas décadas, se han registrado progresos significativos en beneficio de la niñez y la adolescencia en todo el mundo. Por ejemplo, el número de niños y niñas que mueren antes de cumplir cinco años, se ha reducido a más de la mitad en los últimos 25 años, y los índices de abandono escolar en nivel primaria, se han reducido en más de un 40% entre 1990 y 2014.

 

Sin embargo, aunque los logros en materia de salud y educación han sido significativos, aún existen disparidades, retos que afectan el pleno cumplimiento de derechos de la infancia y la adolescencia. Ejemplo de ello, es que casi 50 millones de niños y niñas han sido desarraigados, más de la mitad de ellos se han visto obligados a dejar sus hogares a consecuencia del conflicto.

 

Los niños, niñas y adolescentes, representan un tercio de la población mexicana, UNICEF trabaja de la mano con el gobierno y la sociedad civil, desde hace más de 62 años para establecer las condiciones necesarias para superar la pobreza, la desigualdad y la discriminación, con el fin de lograr que la niñez y la adolescencia vea garantizados sus derechos y desarrolle su pleno potencial

 

Acerca del “Sistema Sonemos”.- Se creó en 2013 con una visión socio-formativa, la cual busca incluir la instrucción y la práctica musical comunitaria, como parte de la educación integral y complementaria de niños, niñas y adolescentes de entre 7 y 17 años de edad, que pertenecen a entornos sociales vulnerables en el estado de Morelos. Adicionalmente, busca generar espacios en donde la práctica musical, se convierta en una herramienta que permita desarrollar, además de potenciar habilidades para su vida presente y futura, dentro y fuera del ámbito musical. “Sonemos”, forma parte del Movimiento Nacional de Agrupaciones Musicales Comunitarias, que hoy día, suman 112 grupos entre orquestas, coros, bandas y ensambles distribuidos en todo el país. 

 

Mejorar las tasas de supervivencia infantil, nutrición, salud y educación, sólo es posible priorizando los presupuestos destinados a proteger a este grupo de población. El Comité de los Derechos del Niño ha destacado que, en tiempos de crisis, se debe asegurar que los niños sean los últimos afectados con recortes presupuestales, especialmente los más vulnerables.

 

Los efectos de la crisis económica en el bienestar y en los derechos de niños, niñas y adolescentes, las estrategias de gobierno y el financiamiento de la Agenda de Desarrollo Sostenible Post 2015, así como la manera en que invierten los gobiernos de América Latina y el Caribe en este sector de su población, son algunos de los temas que se abordaron en el “Seminario Internacional: Hacia una mejor inversión en la infancia, en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

 

El objetivo principal de este seminario, fue colocar en la agenda pública y política, la importancia que tiene la inversión en la infancia, como una forma de lograr que todos los niños y niñas, vean cumplido su derecho a sobrevivir, alimentarse adecuadamente, gozar de buena salud, recibir una educación de calidad, a ser protegidos contra violencia, abuso y explotación.

 

Convocado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Gobierno de México, a través de la Agencia Mexicana de Cooperación para el Desarrollo (AMEXCID) y la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), reunió alrededor de 300 personas de la región de Latinoamérica, el Caribe y el mundo.

 

Christian Skoog, representante de UNICEF en México, dijo: “Como expresión más concreta de las prioridades de un país, el presupuesto es lo que hace posible que cada niño y niña realice su máximo potencial. La inversión pública oportuna en salud, nutrición y educación, protección y participación de los niños, niñas y adolescentes, es una herramienta estratégica para romper el ciclo intergeneracional de pobreza y reducir la desigualdad”.

 

Añadió que “México ha hecho progresos importantes para identificar el gasto en la infancia, tanto a nivel federal como local, las asignaciones presupuestarias son insuficientes y reducidas, para permitir el cabal cumplimiento de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, sobre todo para los que viven en pobreza”.

 

Desde 2013, UNICEF y diversos socios, han promovido anualmente encuentros regionales sobre inversión en la infancia en América Latina y el Caribe: en Colombia (2013), Perú (2014) y Ecuador (2015), con el propósito de intercambiar experiencias y conocimientos, además de fortalecer compromisos en torno a la inversión en la niñez. Gina Casar, Directora Ejecutiva de la AMEXCID, destacó durante la inauguración del Seminario: “la importancia que tiene la cooperación internacional, en especial la cooperación sur-sur, para facilitar el intercambio de experiencias y buenas prácticas que permitan acercar soluciones y desarrollar esquemas innovadores de atención a las prioridades nacionales, que a su vez, coadyuven al pleno cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a nivel nacional, regional y global”.

 

Ricardo Bucio Mújica, secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), aseguró que: “invertir en la infancia y la adolescencia es la mejor decisión de política económica y social que puede tomar un país, pues esa inversión trae beneficios para el goce de derechos de este grupo de población, además de que propicia el desarrollo y crecimiento económico de los países. Las autoridades de los tres órdenes de gobierno deben asumir la responsabilidad que les da la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (LGDNNA), para destinar los recursos necesarios que logren el cumplimiento de los cambios legales, institucionales, culturales y de políticas públicas que demandan las niñas, niños y adolescentes, la recién aprobada Política Nacional 25 al 25, que contempla 25 metas nacionales en favor de sus derechos, a cumplirse en el año 2025, y que encuentran sustento en los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

 

Los Estados Miembros de Naciones Unidas, aprobaron en septiembre de 2015 la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, incluye un conjunto de 17 Objetivos, para poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad, la injusticia, y enfrentar el cambio climático. Once están relacionados con los niños y las niñas.

 

En términos de infancia, se apuesta por poner fin a la mortalidad entre recién nacidos y niños menores de cinco años, poner en marcha medidas para acabar con todas las formas de desnutrición, promover la alimentación sana y nutritiva de la niñez, eliminar la pobreza infantil en todas sus dimensiones, velar por la educación de calidad, primaria y secundaria gratuitas, asegurar acceso a servicios de atención y desarrollo en la primera infancia, eliminar la violencia contras mujeres y niñas, poner fin al maltrato, la explotación, la trata, la tortura y todas las formas de violencia contra niños y niñas antes del 2030. El éxito de los países, para lograr las metas acordadas en esta Agenda de Desarrollo Sostenible, depende de las inversiones que harán en cada uno de los ámbitos de la misma. La Observación General No. 19, sobre Inversión Pública en la infancia del Comité de los Derechos del Niño, establece que, en tiempos de crisis económica, las medidas regresivas sólo pueden ser consideradas después de evaluar todas las demás opciones, se debe asegurar que las niñas y los niños serán los últimos en ser afectados, especialmente aquellos en situación de vulnerabilidad. También establece que los Estados deben demostrar, que tales medidas son necesarias, razonables, proporcionadas, no discriminatorias y temporales, por lo que todo derecho afectado, será restituido, tan pronto como sea posible. x, 5242 8100 Ext. 6502 comunicacion.mexico@unicef.org , 5284 9548 ó 30.

unicef_3_2

Publicado el 11 de diciembre, 2016 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Cine Danza Difusion Música en escena Publicaciones Recientes Teatro | Con las siguientes etiquetas Etiquetas:

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017