“EL DIFUNTO SEÑOR HENRY MOSS” DIRIGE OTTO MINERA

“EL DIFUNTO SEÑOR HENRY MOSS” DIRIGE OTTO MINERA

Por: Anaraceli Alvarado

 

señor_henry_1_2

El autor de esta partitura dramática es Sam Shepard, uno de los dramaturgos más importantes de EU, (Samuel Shepard Rogers), que el excelso director Otto Minera rescata: “le ofrecemos ahora en una nueva escenificación, hecha con el deseo de que este enorme texto reciba en México la aclamación que se merece” (Programa de mano).

 

El protagonista es el polifacético actor Arturo Ríos, que hace una verdadera creación del personaje central de la historia, Señor Henry Moss, precisamente este actor a través de su oficio, ha conquistado el escenario a través de sus acciones dramáticas y bajo la dirección meticulosa del director imaginativo Otto Minera.

 

Sebastián Moncayo como Ray Moss, demostró en escena, no sólo la claridad y psicología del personaje del hijo menor del Señor Henry Moss, sino además la capacidad de transmitir sentimientos y emociones, del manejo del cuerpo, para recrear la golpiza que le propina a su hermano, además ¡con verosimilitud!

 

“La vida, las desgracias, el aislamiento, el abandono, la pobreza, son campos de batalla que tienen sus héroes, héroes oscuros, a veces mayores que los héroes ilustres” Víctor Hugo

 

señor_henry_2_2

En el caso del hermano, le da vida Ernesto Godoy como Eliot Moss, de buen talante, ingiere vaso tras vaso de bebida alcohólica estadounidense en 1989, (año en que se desarrolla la historia) supongo es wiskey, pero por lo que demuestra en escena, no lo altera ni ‘un ápice’. Lo que hay que admirarle, es la secuencia coreográfica de la golpiza que le propina su hermano, por no atender a su padre.

 

El taxista es magistralmente representado por Jorge Zárate, que hace acopio de histrionismo, a pesar del gran conflicto en que se encuentra, frente al hijo del protagonista, que le reclama el que le narre la verdad de los hechos. Así consigue revivir la escena en que lo llamó el Señor Henry Moss, el último día que lo vio vivo.

 

El vecino acomedido Margarito, muy bien representado por Alejandro Corzo, complementa la información que el hijo menor exige, para tratar de entender la razón del fallecimiento de su padre, no acepta su muerte, porque lo recuerda como un hombre fuerte.

 

En el papel de Conchita, Gabriela Zamora hace una excelente creación de su personaje, que acompaña al Señor Henry Moss, le sigue el juego para que se sienta bien, ofreciéndole su compañía y haciéndolo feliz con su buena disposición, con deseo consustancial.

 

señor_henry_3_2

Tamizali Ayala y Mario Moreno, complementan el elenco, representando a los empleados de la funeraria, que como suele suceder en la vida real, no hacen muy bien su trabajo, así que tienen que representar el mal manejo del cuerpo del difunto.

 

señor_henry_4_2

Musicalización Otto Minera y Jacobo Lieberman. Diseño Multimedia y Videoarte Jazzael Acné-Sáenz.

 

señor_henry_5_2

En el diseño de escenografía y luminotecnia, la imaginativa creatividad de Tere Uribe, hace una síntesis de la casa del Señor Henry Moss, con los espacios necesarios para cada escena. La realización de la escenografía de: Alberto Orozco, Jaime Orozco, Román Guitrón, Gerardo Cruz, José Rubio y Pedro Vázquez. Diseño de vestuario de Alejandra Dorantes. Asistentes de Dirección: Gilary Negrete y Aketzali Resendiz. Realización vestido Dolores Rosales.

Coordinación General Tere Ríos. Producción Ejecutiva Fabiola Núñez. Productores: Arturo Barba, Otto Minera, Rodrigo Trujillo, Jacobo Nazar y José Luis Salas. No cabe duda que el Teatro es trabajo de equipo, el director creativo y de oficio, logra que su puesta en escena se convierta en ‘una obra de arte escénico’.

 

La excelsa dirección de Otto Minera, logra conjugar cada uno de los elementos de la ‘puesta en escena’, que con meticulosidad supo darle a cada uno lo necesario, con oficio y en armonía, de tal suerte que: “consigue exaltar el acontecimiento teatral, como campo poético propositivo en sí mismo”, lo que menciona Ricardo Bartiz, en su libro “Cancha con niebla”. ¡Felicidades!

 

En el “Teatro Milán”, esquina Milán y Lucerna:

 

Funciones: Viernes 19 y 21:15, Sábado 18 y 20:15,

 

Domingos 17 y 19:15 horas.

 

¡NO SE LA DEBE PERDER!

 

 

 

Publicado el 26 de marzo, 2016 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Difusion Publicaciones Recientes Teatro Teatro contemporáneo | Con las siguientes etiquetas Etiquetas:

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017