“El diseño es una disciplina generadora de valores culturales”

“El diseño es una disciplina generadora de valores culturales”

Por: Anaraceli Alvarado

 

el-diseno_1_2

En la Escuela de Diseño, de la Universidad Anáhuac campus Norte, la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Lidia Camacho, ante más de un centenar de estudiantes, impartió la cátedra: “Prima Cultura, diseño y Desarrollo Social”, en la que expuso la trascendencia y las aportaciones del diseño, en el desarrollo social y cultural del país.

 

En el auditorio de la Rectoría de la universidad, la titular del INBA, acompañada por la vicerrectora de la casa de estudios, Sonia Barnetche, refirió que “por el enorme impacto que tiene y ha tenido en el desarrollo de la sociedad y, por lo tanto, en el comportamiento de las personas entre sí y con su entorno, el diseño se identifica y se posiciona como una disciplina generadora de valores culturales capaz, por estratégica, de transformar las realidades”.

 

“El diseño es una disciplina generadora de valores culturales, capaz de transformar realidades” Lidia Camacho

 

el-diseno_2_2

El diseño se ubica dentro de la economía creativa, rubro que, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés), representa ganancias equivalentes a dos y medio veces más que los gastos militares del mundo, por lo que debería implicar una inversión y no un gasto, aseveró Lidia Camacho.

 

Sus profesionales tienen una “altísima responsabilidad moral y social, ya que su quehacer se encuentra relacionado con la calidad de vida de las personas, por lo que deberán ser profesionales críticos del contexto social, del impacto de sus producciones en el ambiente y la cultura material, y de los derechos fundamentales del usuario; es decir, deben dirigir sus esfuerzos al bien común y a la honestidad”.

 

“El pensamiento del diseño es una oportunidad para emprender acciones creativas, estratégicas, transformadoras y pertinentes para el bien común” Lidia Camacho

 

el-diseno_3_2

Félix Núñez Andrade, Lidia Camacho, Ricardo Salas Moreno y Andrés Elizondo Velasco.

 

Los propósitos de un diseño, inserto no solo en la economía de la creatividad, sino en la lógica de la responsabilidad social, deberá impulsar la participación de comunidades vulnerables por medio del reconocimiento y el empleo de su identidad.

 

Empoderar a sectores de la población, con la producción de medios de consumo artesanal; mejorar el desarrollo sostenible de pequeñas empresas; divulgar la cultura regional con la participación social de los jóvenes; prevenir la violencia a través de capacidades artísticas y emprendedoras, y desarrollar espacios para la inclusión social participativa.

 

 

 el-diseno_4_2

Lidia Camacho, directora general del INBA, impartió la cátedra prima: “Cultura, diseño y desarrollo social”, en la Universidad Anáhuac, Campus Norte.

 

“Todas estas intenciones fueron retomadas de los proyectos presentados durante la pasada Bienal Nacional de Diseño organizada por la Escuela de Diseño del INBA para reconocer y promover el trabajo profesional de los diseñadores. Son un botón de muestra del enfoque estratégico y social por el que hoy se encauza la disciplina del diseño”.

 

“En la vorágine de necesidades a gran escala, que vive nuestro país, los profesionales del diseño han de contribuir con sentido crítico, inquisitivo y ético, ser solidarios con el entorno y estar atentos a las necesidades de la gente”, subrayó enfáticamente.

 

El “diseñar para el bien común”, se deberá privilegiar el enfoque humanista; proyectar con mirada a largo plazo, el cuidado del ambiente y los seres vivos; ser una influencia positiva y participativa en acciones colectivas, y tener coherencia y optimismo.

 

“No es tarea fácil diseñar para un verdadero cambio social que, al mismo tiempo genere alianzas entre el sector público, los gestores culturales, las comunidades académicas.

 

Los ciudadanos y el gremio, sostuvo y agregó, que por ello es fundamental apoyar a los jóvenes profesionales, para que desarrollen habilidades de gestión.

 

Además, deben estar capacitados para crear nuevas formas de organización, para enriquecer nuestro patrimonio cultural, en el que la voz del diseño tiene mucho que aportar.

 

“El diseño del siglo XXI es aquel que articula una crítica y es comprometido con el ciudadano, las comunidades y el mundo.

 

“¡Necesitamos un diseño que diseñe un mundo posible!” Lidia Camacho

Publicado el 21 de agosto, 2017 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Difusion Publicaciones Recientes Teatro Teatro contemporáneo | Con las siguientes etiquetas Etiquetas:

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017