“EL PODER DE LA LOCURA TEATRAL” EN EL JULIO CASTILLO

EL PODER DE LA LOCURA TEATRAL” EN EL JULIO CASTILLO

Por: Anaraceli Alvarado

 

EL PODER_1_2

The Power of Theatrical Madness  o “El poder de la locura teatral”, obra que se presentó el 24 y 25, en el Teatro Principal durante el Festival Internacional Cervantino, y llegó a la ciudad de México, para representarse en el Teatro Julio Castillo, el 28 y 29 de octubre, bajo la directriz de Jan Fabre, director de la compañía.

 

“Este montaje es uno de los más significativos en la historia de la escena occidental contemporánea. A tres décadas de su origen,  mantiene la incandescencia expresiva que le valió ser considerado como un suceso excepcional dentro del marco de un circuito europeo desgastado por lugares comunes” Programa de mano

 

…El asunto principal de una obra de teatro es despertar las pasiones de su audiencia para que por la vía de la pasión puedan abrirse nuevas relaciones entre un hombre y los hombres, y entre los hombres y el hombre. El drama es similar a las otras invenciones del hombre en que debería ayudarnos a saber más, y no sólo a dedicarnos a nuestros sentimientos” Arthur Miller

 

EL PODER_2_2

Jan Fabre presenta su performance, mostrando muchas ideas, como un torbellino de códigos visuales, físicos, verbales, en el que el espectador se mantiene a la expectativa, desde la primera escena en que aparecen 23 luces perfectamente alineadas, durante quince minutos, con fondo musical que se presume es el principio de algo, que no acaba de desarrollarse, sino que aparecen los actores formados en una línea y en su lugar, repitiendo un mismo paso.

 

Con ‘n’ número de repeticiones, de escenas, me recordó el proceso de ‘puesta en escena’, el trabajo físico de los actores, para ejercitarse, mientras dicen nombres de artistas, fechas, lugares, donde se estrenaron obras de teatro y danza, con la consecuente agitación.

 

Usa proyecciones de imágenes mundialmente conocidas de artistas visuales, música clásica de fondo; además Jan Fabre en sus conceptos es duro, cruel, misógino, con la actitud del actor que está controlando la entrada, que cada vez que intenta subir la actriz al escenario, se lo impide, la arrastra de nuevo al punto de partida de una manera cada vez más violenta. El resto de las actrices visten como varones y se pierden en el anonimato de un grupo de hombres.

 

¿Por qué lo consideran un revolucionario del Teatro? Quizá porque no usa un texto dramático, sólo desarrolla acciones con un sinfín de ideas, que usa como pretexto para la performance o representación.

 

”El arte es siempre un acto dramático y el artista es, como el inventor del mundo, el poeta que captura lo que nunca ha estado”

Iannis Kounellis

 

EL PODER_3_2

“En torno a la música de Wagner y al cuento El traje nuevo del emperador, de Hans Christian Andersen, Fabre construye un tratado sobre la historia teatral de los últimos tres siglos, al tiempo que, simbólicamente, elabora un discurso sobre las relaciones de poder” Programa de mano.

 

En el montaje original, usaba una docena de ranas vivas, que en un momento de la performance colocaban en un plato hondo, en medio de las dos coronas al centro del escenario; saltaban fuera cada una en diferente dirección, los actores las atrapaban con un lienzo blanco, ya formados en línea, las colocaban en el piso, las ultimaban a pisotones, el lienzo ensangrentado representaba la muerte. Romper platos inertes, no tuvo ese significado. En México faltó esa representación.

 

En el programa de mano se menciona: –“Ningún animal ha sido maltratado en este montaje”- Al final de la representación, colocaron dos aves en un tripié con aro, sin sentido, porque no les encontré ningún significado, pero así justificó Jan Fabre lo antes mencionado.     

 

“Nacido en 1958 en Amberes, Bélgica, Jan Fabre, es un hombre diestro en numerosos campos del saber; se le reconoce ampliamente como dibujante, guionista, director de escena, artista visual, diseñador y pedagogo teatral. Al frente de su compañía, Troubleyn, ha seguido creando piezas escénicas notables, donde se borran por completo las fronteras entre el teatro y la danza. Los últimos treinta años ha desarrollado tendencias creativas propias del siglo XXI”

 

El arte, no es volver a hacer lo que otros hicieron… Es hacer lo que uno ha visto con sus ojos, sentido con sus sentidos, comprendido con su cerebro

Octave Mirbeau 

 

EL PODER_4_2

La idea de Jan Fabre queda muy clara, sin dramaturgia ¡no hay teatro!,  así que se puede dar el lujo de improvisar, porque el potencial desestabilizador del performance, reside en el carácter corporal, vivo y de la naturaleza inaprensible de la ejecución performativa, el performance desaparece en su inmediatez, se constriñe a su ejecución singular, contradiciendo la lógica de la representación.

 

Considera que el texto escrito, es incapaz de captar o reproducir la experiencia performativa; todo registro visual de la acción pervierte el acontecer vivido, inhabilitando su potencial desequilibrante. Las presencias engendradas en la acción no son presencias plenas, sino que están compuestas por suturas, por reparaciones, por actos repetidos, por enunciados inteligibles. Su posibilidad es la repetición.

 

Los actores no tuvieron la oportunidad de mostrar su capacidad histriónica, sólo se dedicaron a obedecer a su director, acoplarse a los movimientos de las coreografías, hubo desgaste de energía y no hubo conexión con el público, (durante el tiempo que duró su resistencia), permanecieron azorados por no poder decodificar los signos de Fabre. 

 

“El arte ejerce una función curativa en la experiencia humana, al revelar, como en una llamarada, la verdad absoluta e íntima sobre la naturaleza de las cosas” Alfred North Whitehead

 

Música Wim Mertens; vestuario Pol Engels y Jan Fabre; asistentes de dirección Niert Martens y Renée Copraij; vestuario 2012 Katarzyna Miekzarek; equipo técnico Thomas Vermaercke; gerente de producción Helmut Van Den Meersschaut; asesoría Hans Peter Hanssens (canto), Marisa Van Andel y Oliver Koch (tango argentino); pasantes Giulio Boato (dramaturgia), Zafiria Dimitriopoulou (intérprete); producción 2012 Troubleyn/Jan Fabre (Amberes, Bélgica); coproducción de Singel (Amberes Bélgica) Romaeuropa Festival (Roma, Italia); estilista Savagan.     

Publicado el 6 de noviembre, 2014 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Difusion Publicaciones Recientes Teatro Teatro contemporáneo | Con las siguientes etiquetas Etiquetas:

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017