ENTREVISTA CON EL DIRECTOR OTTO MINERA

ENTREVISTA CON EL DIRECTOR OTTO MINERA

Por: Anaraceli Alvarado

 

minera_otto_2

Maestro ¿cuál fue  su motivación para elegir esta obra?

 

Es un texto tan bien escrito, que te atrapa desde que lo empiezas a leer, porque estás entretenido, sorprendido, del genio de la brillantez de la dramaturgia de Eric-Emmanuel Schmitt. Sé que estudió filosofía y me gustaría saber, ¿cómo le hizo para escribir Teatro? Porque no es nada fácil escribir un texto dramático, es un oficio de gran envergadura. No es lo mismo escribir novela o cuento, pero en su caso es ¡impresionante! Porque cumple con el oficio dramático, lo bien que escribe y tiene presente que para que la obra funcione, ¡es así! Para que la escena funcione, ¡es así! Para que la escena remate y siga la secuencia ¡es así! Muchos dramaturgos  quisieran cumplir con el oficio; pero muchas veces el oficio ¡aplasta al escritor! Porque como que se le vuelven reglas, como recetas: aquí mete una sorpresa, aquí tiene que ir así, por lo que el oficio lo obliga a cumplir con ciertas reglas, de manera obediente.

 

Lo grande de  Eric-Emmanuel Schmitt, cumple con todas esas reglas, la atención nunca debe de caer, la historia debe ser así desde el principio, pero después damos vueltas que nos son disgresiones, sino que enriquecen el centro y tres escenas después dices: ¡ah! Por eso tal y cual. ¡Una construcción fantástica! Cumple con el oficio, pero Schmitt ¡le gana al oficio! Lo usa para sus fines, no se frena, ni se ve limitado y lo usa para sus grandes fines. Así que dije: ¡esto es Teatro, tal como debe ser!

 

Dave Mamet dice: un buen texto, no necesita ni director, apréndanse lo que dicen sus diálogos, súbanse al escenario y los llevarán a lo que tienen que llegar, y así lograrán lo que pretende el autor. Creo que exagera un poco. Pero en lo que está cierto, es que un buen texto dramático, les dice a los actores, ¿cómo deben decirse los diálogos? Y ¿cómo debe realizarse esa escena? a los directores. Para mí, no hubo manera de escaparme del hechizo del texto. A mí me dio la oportunidad de jugarlo. Y les dije a los actores: ¡Vamos a jugar! Porque está perfectamente calculado, estructurado; así tuvimos todos, la oportunidad de disfrutar del placer al hacerlo y el placer a ¡disfrutarlo!

 

¿Qué gran responsabilidad le tocó a usted como director? Porque al estar bien creado dramatúrgicamente este texto, usted tuvo que cumplir en la escena, con lo que el autor había plasmado.

 

¡Cláro! He dirigido muchas obras, placenteras, pero ninguna comedia. Esta comedia deliciosa es ver Recuerdo que hice una comedia para niños que se llamó: “Escuela de Payasos”.

 

¡Yo la vi y la disfruté intensamente! Recuerdo que fue en los ochentas. ¡Hace más de 30 años!… ¿Tantos años hace que nos conocemos?

 

¡Sí Anaraceli! Y recuerdo que yo me divertía más durante las funciones, porque veía a la gente cómo la disfrutaban, doblándose en los asientos, papás, abuelos, de todas las edades ¡gozándola intensamente! Totalmente feliz. Creo que durante la conferencia de prensa, no se dijo. Pero de pronto se dice: ¡vamos al teatro a divertirnos! A olvidarnos de los problemas, Pero ese tipo de obras simplonas, bobas, de risa fácil, intrascendentes. La verdad, recurren a las majaderías, a mentarle la madre al político en turno, recurso simple fácil y barato. La verdad el público gasta energía y se ríe. Pero se le olvida inmediatamente. 

 

En cambio con esta obra, las risas van a ser más potentes, satisfactorias, porque son risas plenas que nacen de todas las situaciones, con diversión de primera, risas plenas que enriquecen el espíritu, que te sirve de catarsis y después reflexionas lo acontecido.

 

La pregunta que le hicieron a Karina Gidi: Nos tienes acostumbrados a participaciones en toda la obra, ¿por qué aceptaste esta vez tu participación con sólo diez minutos? El que preguntó, no sabe de teatro. Porque no existe papel pequeño para una actriz.

 

El personaje que representa Karina Gidi, es un rol clave en la trama de la obra, entra un poco antes de que termine la obra, durante diez minutos su participación, pero en una súper escena, yo también ¡hubiera aceptado! Es verdaderamente ¡sensacional! Y Karina tiene una fuerza, que no la para ni ¡Los Imalayas!

 

Maestro y cómo reunir este elenco tan maravilloso. ¿Usted lo eligió?

 

Yo tuve la oportunidad de dar la última palabra. A las dos jovencitas, Marcela Guirado y Andrea Guerrero, yo no las conocía, entonces empecé a ver actrices distintas y finalmente llegaron ellas, me las presentaron, las conocí. Marcela Guirado ¡es una maravilla! Yo estoy encantado y sorprendido por su trabajo. Esta es una prueba de que a veces los actores de la televisión, en verdad se encuentran actrices como ella. Y se debe distinguir, quien sí y quien no, pero cuando la vi en el Casting dije; ¡esta sí! Además está perfecta para el papel, es la hija de Diderot, ni más ni menos.

 

¡Muchas Gracias Maestro Otto Minera!

 

 

 

 

Publicado el 4 de junio, 2015 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Difusion Entrevistas Publicaciones Recientes Teatro | Con las siguientes etiquetas Etiquetas:

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017