ENTREVISTA CON EL FILÓSOFO Y CRÍTICO JORGE DUBATTI

ENTREVISTA CON EL FILÓSOFO Y CRÍTICO JORGE DUBATTI

Por: Anaraceli Alvarado

 

ENTREVISTA CON JORGE DUBATTI_1_2

Jorge Dubatti, hace ya varios años, vincula el quehacer académico, la comunicación periodística, la investigación, la crítica y la teoría, con el propio trabajo artístico. Autor de: El Teatro de los Muertos, filosofía del teatro y epistemología de las ciencias del teatro”, “Filosofía del teatro I: convivio, experiencia, subjetividad”, “Concepciones de teatro, poéticas teatrales y bases epistemológicas”.   

 

Esta vez, la que esto escribe, tuvo la oportunidad de charlar y entrevistarlo en exclusiva para proscenio.mx, el último día de la Edición XXII del Festival Internacional de Teatro Universitario, durante el cual ofreció un Seminario de Crítica Teatral y además una Conferencia Magistral, sobre la primera edición de su último libro, (agosto del 2014), “El Teatro de los Muertos”  de Editorial Godot.

 

¿De qué se trató el seminario que impartiste en este Festival?

 

 

Fundamentalmente, hice una mirada sobre la experiencia en el ejercicio de la crítica, que yo he hecho en estos veinte y seis años; yo empecé a hacer crítica en el año de 1989, y desde entonces no paré. Empecé con crítica en radio, luego gráfica en diarios y revistas, e inmediatamente en la televisión. Así que los temas que traté, estaban relacionados con mi punto de vista respecto a ese ejercicio.

 

¿Me gustaría saber que piensas de la evolución que ha tenido la crítica desde tus primeros años a la fecha?

 

 

Yo observo muchos cambios, por un lado un elemento común, la crítica tiene sus orígenes en el siglo XVIII, los críticos seguimos trabajando con las mismas funciones: descripción, interpretación y valoración. Pero a la vez veo a través de los años, muchos cambios, sobre todo porque han aparecido las posibilidades de la digitalización, y además estamos viviendo en una sociedad muy distinta, yo creo que hacer crítica teatral en el siglo XXI, exige grandes parámetros, grandes coordenadas que uno tiene que atender.

 

Por ejemplo, una de las coordenadas, es el estallido de las poéticas,  el hecho de que antes, uno reconocía líneas dentro de un campo teatral y ahora uno puede ver una proliferación. No podemos distinguir cada una, porque vemos grandes mezclas, incluso tensiones con el teatro, con el no teatro, teatro con la política, el teatro con la trans teatralización social y por otro lado, nuevas competencias de los espectadores.

 

En la Argentina, hoy el discurso crítico lo sostienen los espectadores, podemos hablar de la aparición de un ‘espectador crítico’. Yo hago una Escuela de Espectadores en Buenos Aires, y tengo trecientos cuarenta alumnos, todos ellos escriben comentarios en los Blogs, You Tube, en las páginas de opinión de los diarios, donde se dan algunos a la tarea de leer alguna crítica de algún colega y la refutan, o la ratifican; así se convierten en ‘espectadores más activos’.          

 

Y frente a las nuevas competencias de los espectadores, el crítico se tiene que redefinir. Si cualquier espectador, es crítico hoy, el crítico profesional se tiene que redefinir. Yo creo que ese es el gran cambio. Yo hablaría hoy, (ese fue precisamente el centro del seminario) de un ‘crítico filósofo’. Para mí ese es el secreto, además de escribir, interpretar y valorar, tenemos que producir pensamiento.

 

 

Algo que el espectador común no haría, producir pensamiento del lenguaje del teatro, sobre la historia del teatro, sobre las formas estéticas, sobre las representaciones sociales y políticas del teatro.

 

Esto que manifiesto, tiene que ver con mi práctica, muy subjetivo, por lo que te digo que para mí, estamos en una época del ‘crítico filósofo’. Yo digo esta secuencia: Si el espectador gracias a los medios digitales, se ha transformado en el ‘espectador crítico’, el crítico profesional, tiene que transformarse en un ‘crítico filósofo’. Ahora yo estoy consciente de que digo esto, porque desde mi punto de vista personal de un crítico.

 

¿Qué piensas de la transformación de la dramaturgia en los últimos años?

 

Yo estoy fascinado con lo que pasa, yo observo mucho en la Argentina, el año pasado tuvimos dos mil estrenos en Buenos Aires, solamente en la capital, trabajaron en doscientas setenta y cinco salas, yo llegué a ver ciento ochenta, más o menos, porque yo asisto mucho, de martes a domingo, los sábados y domingos veo dos, porque por semana hay veinte estrenos. Entonces es muy difícil e ¡imposible ver todo! No hay cuerpo de crítico que aguante, ni siquiera llegar al 10 %, sólo pensamos, sobre dos mil estrenos, ver ciento ochenta, sólo son menos del 10 %. Con respecto a la dramaturgia de ahora, yo veo un estallido de poéticas, ¡maravilloso!

 

Veo la dramaturgia de ‘gabinete’, el que escribe en su casa, después se la lleva al director para que la ‘ponga en escena’, veo la dramaturgia de ‘escritura escénica’, obras creadas sobre la escena y que tienen texto, veo dramaturgia de ‘actuación’, dramaturgia de ‘grupo’, y a la vez una diversidad de poéticas infinitas; realismo, expresionismo, farsa, comedia, tragedia, tragicomedia, de todo, de todo, mezclado a su vez con otras formas artísticas. Se está dando mucho en Buenos Aires, las dramaturgias con artes plásticas, con la música, con la danza, veo un panorama de ‘proliferación’. Yo lo llamaría así: proliferación porque ya no tenemos una estructura piramidal, estructura jerárquica, donde arriba el maestro más importante, abajo los que siguen; sino que ahora existe una horizontalización, una especie de ‘democratización’.

 

En Buenos Aires, hay una generación nueva, chicos menores de treinta años, que están copando el teatro, están estrenando obras excelentes, conviven dentro del teatro, versiones absolutamente diversas, de lo que es el concepto de dramaturgia. Yo en ese sentido quiero rescatar esencialmente, la labor de un maestro como Mauricio Carpun, que es un gran dramaturgo y también director, pero por su labor docente de dramaturgos, con él han estudiado ya tres generaciones, porque él viene dando clase desde la década del ochenta, y este maestro se caracteriza, porque no da un método, sino lo que hace es orientar a cada discípulo, para construir su propia poética.  

 

¿Tú crees que se sigue respetando el teatro Aristotélico?

 

Sí, existe el teatro aristotélico, pero también existe el teatro Anti aristotélico, teatro que podemos llamar de dramaturgia de la danza, dramaturgia del teatro de objetos, dramaturgia del nuevo circo. Yo conozco poquito del teatro de México, pero cuando vengo lo veo, porque también llegan a Buenos Aires el teatro de acá. Yo creo que aquí, está pasando exactamente lo mismo, porque yo creo que México es otra de las grandes capitales de Latinoamérica, para mí por lo que yo conozco existen tres grandes capitales monstruo que son: Buenos Aires, México y Sao Paulo, en  Latinoamérica, el fenómeno teatral es desbordante. También existen otras como Santiago de Chile, Montevideo, Bogotá y Medellín.

 

¿Cómo seleccionas lo que vas a ver?

 

Me guío por un sinfín de cuestiones, escucho mucho a la gente, a mis colegas, también me tiro a la pileta, como quien dice; vamos a verlo y a ver qué pasa. Pero generalmente estoy muy atento, a lo que dicen en la Escuela de Espectadores, a lo que dice mi equipo de críticos: yo tengo un equipo como de setenta críticos, que estamos todo el tiempo hablando; ellos ven algo y ‘corren la bola’.

 

Tu como sabes, nuestro país está pasando por tiempos violentos, ¿qué opinas de poner sobre el escenario esta problemática?

 

Históricamente el teatro, siempre ha contribuido a la denuncia, tenemos a un Piscator, Mreyerhold, Staniwslasky, Bertolt Brecht, Apia, con Peter Broock crecimos todos, todos ellos trabajan con política poéticas diferentes; en la Argentina, el teatro es eminentemente político, ya hay que darlo como por sentado, desde distintas poéticas y desde distintos procedimientos, siempre el teatro está construyendo política. Yo tengo una definición de política más amplia, de la que se tenía en el pasado. En el pasado se tenía pensado como política, sólo la de los partidos, las grandes instituciones políticas.

 

Hoy también hay que hablar de las micro políticas, el teatro es micro político, es decir, la construcción de discursos políticos, por fuera de los grandes discursos de representación. El teatro de Buenos Aires ha devenido, eminentemente micro político, qué quiero decir con esto, diverso de las macro políticas partidistas; no puedo hablar de un teatro peronista, ni de un teatro radical, ni de un teatro capitalista. Más bien de un teatro micro político, que construye territorios de subjetividad alternativa a las grandes políticas; pero también sueña con cosntruir una macro política, ¡ese es el desafío! Un horizonte que estamos recuperando, que el teatro vuelva a ser macro político.

 

¿Consideras que estamos regresando a la liturgia teatral?

 

Está más potente que nunca, porque lo que estoy viendo ahora mismo. Estamos en el Centro Cultural Universitario, que está lleno de gente, que viene a ver teatro, asiste al Festival Internacional de Teatro Universitario.

 

Anoche fui a ver “Bajo Reserva”, en el teatro comercial, estaba lleno completamente; el miércoles fui a ver “La vida es sueño”, el auto sacramental dirigido por Flavio Valdés Kuri, en el Teatro de la Ciudad, estaba lleno de jóvenes y repleto un teatro enorme, gigante.

 

Todas las funciones que he visto en la ciudad de México, las salas muy grandes y llenas de gente, la sala Covarrubias, el teatro Juan Ruiz de Alarcón, el teatro Sor Juana Inés de la Cruz, la Carlos Chávez. Me parece que han cambiado las escalas, el público es muy amplio.

 

En Buenos Aires, solamente el Teatro Comercial son veinte y un salitas, sobre las doscientas setenta y cinco, el año pasado 2014, reunió tres millones y medio de personas, de entradas vendidas en el Teatro comercial, es una bestialidad. Cuando uno confronta esa cantidad, los números históricos del teatro en Argentina, te das cuenta que el público ha crecido muchísimo y habría que sumarle a esos tres millones y medio, a todo el teatro independiente.

 

En México, cuando existen más dificultades económicas y recortes presupuestales a la cultura, crecen más las salas del teatro independiente.

 

Eso ,e encanta, está apareciendo cada vez más el teatro independiente, precisamente ayer pasé por una sala que se llama El Teatro, se ve que tiene un montón de programaciones, entre otras la obra de un argentino Gabriel Dolte, y la verdad me impactó enormemente, que aparezca el teatro independiente aquí. Porque por lo menos en Buenos Aires, el mejor es el teatro independiente, de eso no hay duda. Pensamos en las salas, 21 salas comerciales, 10 salas oficiales y 240 salas independientes. Es un gran tesoro de la Argentina, por eso me llena de alegría y de entusiasmo, ver que están apareciendo los nuevos espacios de teatro independiente en México.

 

¿Quieres decir algo que no te haya preguntado y consideres importante?

 

Sobre todo, agradecer la oportunidad de viajar, porque es la manera de conocernos, de intercambiar, y por otro lado, decir que el teatro en México está muy bien, yo creo que mejor que nunca, y que va a seguir creciendo, porque creo que en cuanto más crezca la cultura de la globalización, de la homogenización cultural, más se va a necesitar el teatro, porque la cultura global, es eminentemente tecno vivial, es decir, uno la vive a través de la tecnología; en cambio el teatro es un regreso a la territorialidad, es un regreso al convivio, un regreso a la reunión de cuerpo presente, que es una reunión ancestral.

 

El convivio nació con Adán y Eva, la primera vez que se reunieron dos seres humanos, creo que está en nosotros instrumentar políticas, en forma de gestión, que permita que todo esto crezca, se desarrolle, y sobre todo, les dé más posibilidades a los jóvenes.

 

Yo tengo una frase: “Teatro, sustento vital de la educación integral”, tú ¿qué piensas?

 

¡Me encantó! Buenísima, ya que te la saqué, la voy a usar en Buenos Aires.

 

¡Muchas Gracias!

             

Publicado el 21 de febrero, 2015 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Difusion Publicaciones Recientes Teatro Teatro contemporáneo | Con las siguientes etiquetas Etiquetas:

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017