LA AMBICIÓN DE PODER EN EL SISTEMA EDUCATIVO NACIONAL

LA AMBICIÓN DE PODER EN EL SISTEMA EDUCATIVO NACIONAL

Por: Alejandro Laborie Elías

 

 la ambicion_1_2

En más de un ocasión, ver los créditos de quienes participarán en una puesta en escena, me da la posibilidad de creer en un gran acontecimiento teatral, los solos nombres son garantía, claro no por fuerza es así. Recibí la invitación del estreno de BANDA DE GUERRA, de Luis Ayhllón, bajo la dirección de Mauricio Jiménez, con las actuaciones de Alberto Estrella e Isela Villers. La perspectiva era atractiva, creí que sólo era cuestión de disfrutarla.

 

Sin embargo, el texto es por demás incongruente. Se dice que el dramaturgo debe escribir- aunque sea ficción- algo que sea creíble para el espectador. Él plantea la ambición por el poder en el sindicato de maestros y una crítica al sistema educativo en México.

 

Matamoros, director de una escuela de nivel secundaria, aspira a ser secretario de la sección 36, hará todo lo posible, hasta tratar de convencer a su amante, la profesora de historia, de ponerle diez de calificación, a un alumno quien es poco menos que un delincuente, al menos en potencia.

 

la ambicion_2_2

Robo de exámenes, violencia entre los alumnos, homosexualidad, asesinatos… Supuestamente acontece en una escuela pública -oficial dirían-, más parece una institución militarizada. Da la sensación que TODOS los alumnos pertenecen a la banda de guerra. La escuela es mixta, ninguna alumna aparece en escena, sólo mencionadas para la mofa. Todo lo que sucede es más imaginativo que cierto, así es el teatro.

 

En realidad hay dos historias paralelas con ciertos puntos de encuentro. Una Matamoros y la maestra Malena, con sus amores y el complot por el poder. Otra las vicisitudes del acontecer cotidiano en las aulas de los alumnos.

 

En este último sentido la crítica es feroz. A tal grado son los acontecimientos, a menos que sea una excepción, inclusive de la vida real, los hechos son inconcebibles, al menos eso espero. Lo cierto es que el autor nos lleva por una serie se vericuetos que cansan, por lo repetitivo e intrascendente, cada escena pierde su valor intrínseco.

 

“El amor, el odio, el dolor, y el placer están siempre en guerra”

Anónimo

 

la ambicion_3_2

El maestro Mauricio hace una apoteosis del montaje. Explota el talento de sus actores al máximo. De lo rescatable del texto, concibe un deleite visual con la escenografía de Auda y Atenea– sepa Dios quiénes son-, una pasarela con forma de cuadrilátero y una fosa al centro, y la iluminación de Phillipe Amand.

 

Alberto Estrella e Irela de Villers maravillosos, ¡excelsos!, son el sostén del montaje. Cada uno con sus dones hacen de sus respectivos personajes las mejores escenas, la crueldad les brota por las venas, impactan al público, hacen que lo demás estén de sobra, se conjuntan  la perfección, no por nada son grandes actores.

 

Los integrantes de la banda de guerra, a la postre los escolares, decepcionantes, alumnos de la Escuela Nacional de Teatro, del INBA, a quienes se les brinda una gran oportunidad, desaprovechada. Erik Israel Consuelo, el tercer protagónico, con mucho entusiasmo y mucho camino por recorrer.

 

“La política es más peligrosa que la guerra, porque en la guerra sólo se muere una vez”

Winston Churchill

 

 

 la ambicion_4_2

“Hasta la supervivencia de una banda de ladrones necesita de la lealtad recíproca”

Antonio Cenovesi

 

Un texto discutible, un excelente montaje es lo que ofrece “BANDA DE GUERRA”, en el teatro Julio Castillo, Centro Cultural del Bosque, atrás del Auditorio Nacional (Ciudad de México), jueves y viernes a las 20:00 horas, sábados a las 19:00 horas y domingos a las 18:00 horas. Febrero del 2015.

Publicado el 10 de febrero, 2015 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Difusion Publicaciones Recientes Teatro Teatro contemporáneo | Con las siguientes etiquetas Etiquetas:

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017