“LAS MANOS QUE MANCHAN EL CRISTAL”

“LAS MANOS QUE MANCHAN EL CRISTAL” 

Por: Anaraceli Alvarado

 

LAMANO_1_2

En la época decembrina, somos invadidos y rebasados los mexicanos por los anuncios navideños, que además nada tienen que ver con nuestra cultura, sino que en el afán de promover el ‘consumismo’, los almacenes extranjeros, nacionales, tradicionales mercados  y sobre ruedas,   se dejan llevar por la ‘globalización’; el matrimonio de Juan Cristóbal Castillo y Tanja Sagredo,  se pusieron a escribir. Así nació este texto bajo la excelsa dirección de Juan Cristóbal Castillo, hijo del maestro e insigne director excelso Julio Castillo.

 

“El teatro es arte vivo, un agente de cambio y de conciencia social” Anaraceli Alvarado Álvarez

 

LAMANO_2_2

Recuerdo inolvidable de Juan Cristóbal, cuando su padre el inolvidable, talentoso y genial director escénico Julio Castillo, lo llevara a observar a Santa Claus mecánico, ataviado con su traje rojo de terciopelo, con vivos blancos, gorro picudo que caía graciosamente a un lado de la cabeza, rematado con un pompón blanco también, cinturón negro brillante, gran hebilla dorada y guantes.

 

Se encontraba sentado en ‘una poltrona’, moviéndose bajo la acción de reír constantemente, en el aparador de un almacén sajón, que se encontraba en la avenida de los Insurgentes. Seguramente, vio a los niños de la calle, que pegaban su carita y sus ‘manos manchando el cristal del aparador’, contemplarlo y soñar que les traería juguetes.

 

La que esto escribe, lo recuerda también, pero después de verlo algunos minutos, le decía a mi madre: ¡Ya vámonos!… ¡Ya lo vi!… Además, yo no soy marchante de ese señor, a mí el niño Dios en navidad me trae ropa y mis juguetes me los traen ¡Los Santos Reyes!  

 

Si en esta Navidad distingues una luz muy brillante en el cielo, pide un deseo de ¡FELICIDAD PARA EL MUNDO ENTERO!

 

LAMANO_3_2

La globalización, las costumbres extranjeras han invadido nuestra cultura, porque con afán de estar a la moda, obtener lo que la mayoría considera que es el camino para alcanzar un ‘estatus’, seguimos los consejos de la publicidad arrolladora, por todos los medios de comunicación masiva, como la televisión, amén de los celulares, tabletas, computadoras y la contaminación visual de las calles.

 

Por lo que hacemos caso omiso de nuestras abuelas y abuelos, de platicar con ellos, escucharlos para compartir como la pasaban ellos y nuestros padres en estas fechas decembrinas. ¿Cuáles eran sus sueños? ¿Qué acostumbraban comer, vestir y recibir como regalo? ¿Cómo festejaban la Navidad y el Año Nuevo?

 

“La Navidad es ese dulce espacio donde los recuerdos, los abrazos y las risas imperan radiantes”

 

LAMANO_4_2

Erick Israel Consuelo, con su excelente capacidad histriónica, no sólo logra conmover al ‘respetable público’, sino que su expresión corporal, voz, el ‘caló’ característico de los niños de la calle, volumen, ‘tono’, y sobre todo el claro y bien entonado ‘subtexto’, hacen que su personaje no sólo sea verosímil, sino conmueva por su situación en la sociedad y además, siga confiando en que algún día podrá tener lo que siempre ha soñado. Eso se llama ‘esperanza’ en una mejor vida.

 

“La Navidad es la inocencia y el candor, la fascinación de vivir con la esperanza de un mundo mejor”

 

LAMANO_5_2

  Juan Carlos Cuéllar, representa dos papeles, el de una vendedora de regalos navideños, que con su ‘labia’ convence al público de lo importante que es comprar regalos, que el público se anime y aunque se quede sin aguinaldo, ¡compre, compre y compre!

Otro personaje, es de una anciana que trata de concientizar al público, hacerlo reflexionar en el verdadero mensaje de la navidad, sin necesidad de gastar en exceso, sino con aprecio, amor y solidaridad. Consigue diferenciar notablemente cada personaje con verosimilitud.

Ramón Saburit representa a Santa Claus, que desprecia sin compasión, al muchacho que vive en la calle, por momentos pareciera que no tenía vida, como el que vimos Juan Cristóbal y la que esto escribe, porque permanecía tan inmóvil, casi sin respirar, ¡excelente!

La dirección de Juan Cristóbal ¡fuera de serie! Además de lograr que sus actores transmitieran sentimientos y emociones, a unos centímetros de los espectadores, se necesita no sólo capacidad histriónica, sino vivenciar cada escena con verosimilitud; mantener el   ritmo, tono y sobre todo naturalidad. ¡Felicidades a toda la Compañía!

“Cuando la Navidad nos convoca, nadie queda excluido, desde el más pequeño al mayor, ¡se funden en un gran abrazo!”

Publicado el 30 de diciembre, 2015 | Por | 2 Comentarios | En la categoría Difusion Publicaciones Recientes Teatro Teatro contemporáneo | Con las siguientes etiquetas Etiquetas:

2 respuestas a ““LAS MANOS QUE MANCHAN EL CRISTAL””

  1. Adrián Arias M.G. dice:

    ANA ARACELI:

    Te felicit ; no debemos dejar que nuestras tradiciones se pierdan adoptando sajones y barbaras costumbres.

  2. tanja sagredo dice:

    un pequeño comentario yo soy Tanja SAgredo y Juan y yo no somos matrimonio, somos amigos de años pero Juan está casado con Heleanne. Un abrazo y gracias por la crítica

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017