¡LEGADO INVALUABLE! DE LUISA JOSEFINA HERNÁNDEZ

¡LEGADO INVALUABLE! DE LUISA JOSEFINA HERNÁNDEZ

Por: Anaraceli Alvarado Álvarez

 

invaluable_1_2

La Dirección de Teatro de la UNAM, la Compañía Nacional de Teatro y el Gobierno de Campeche rinden homenaje a una de las autoras mexicanas más importantes del siglo XX, Luisa Josefina Hernández Lavalle, una dramaturga que redimensionó el papel de la mujer en la escena teatral mexicana, sacó a las mujeres del ambiente hogareño, mostró en sus textos la desigualdad social, riqueza económica regional, desarrollo y progreso, en diversos contextos  sociales.

 

Luisa Josefina, nació en la Ciudad de México en 1928, estudió Leyes en la Facultad de Derecho antes de cambiar a Teatro en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, institución donde también obtuvo el grado de maestra en Literatura Inglesa. Fue alumna de Rodolfo Usigli.

 

El Diccionario de Escritores Mexicanos la presenta como “dueña de una vasta obra que incluye más de cuarenta obras de teatro (casi todas escritas por encargo) y dieciséis novelas, sin contar sus traducciones, prólogos y colaboraciones en publicaciones periódicas”. OCAMPO, Aurora. Diccionario de escritores mexicanos. Tomo IV. México, UNAM / Instituto de Investigaciones Filológicas.

 

Es la maestra Luisa Josefina Hernández quien descubre —para los teatristas de habla hispana— las teorías de Eric Bentley y Kitto, glosándolas de manera genial. El teatro mexicano no ha tenido el teórico que merece, los. más importantes: Usigli, Solórzano, Argüelles.

 

 

“Empero, el único caso sólido, fructífero (diseminado en la cátedra) coherente y rara avis de precisión es el de la maestra Luisa Josefina Hernández Lavalle y su “Teoría del Drama”, señala, con gran acierto, Tomás Espinoza.

 invaluable_2_2

“La mujer es la única vasija que aún nos queda donde verter nuestro idealismo”

Johann Wolfgang Goethe

 

 La maestra Luisa Josefina Hernández admiradora de las teorías de Eric Bentley y Kitto, ampliándolas con un horizonte, que ni ellos mismos habrían considerado posible. De manera esclarecedora, combina elementos dados, comunes a todo drama, como son el personaje, la trayectoria de la figura dramática de la obra, el tono, la concepción y la relación que existe entre el público y la obra. El privilegio de escuchar su cátedra ha sido, para dramaturgos, directores y actores, el escalón sólido para acceder al conocimiento del drama y la escena, que concuerdan en la cristalización del fenómeno teatral.

 

El maestro Enrique Singer, expresó que su dramaturgia es sin duda un teatro revelador, con una estructura eficaz, un tempo con el que logra un ritmo sostenido y dinámico, un discurso rotundo; además pone en escena algún secreto acerca de la naturaleza humana. Con cada personaje a través de su comportamiento, descubre pasiones y tradiciones; además de denunciar injusticias, de un pueblo, dividido por las diferencias sociales y étnicas.

 

Sería imposible seguir el camino del teatro actual, bien concebido y visualizado, para ser concretado, sin el conocimiento de las teorías de Luisa Josefina Hernández Lavalle.

 

Afortunadamente, sus conocimientos han trascendido —no sólo en México, sino también en las grandes capitales del teatro— por medio de los prólogos que ha escrito, a las obras de los clásicos griegos y de los más notables autores contemporáneos, así como por sus artículos, conferencias y por su fascinante exégesis en el aula.

 

Desde que estudió en la Facultad de Filosofía y Letras, dio destellos de genialidad. Alumna predilecta de Usigli, Wagner, Ruelas y Jiménez Rueda.  En el año 1950 publica su primera obra. Prosigue por la magnánima senda de la enseñanza, ¡notable maestra!

 

Confiesa que a Carballido le debe convertirse en dramaturga y declaró la maestra: “completamente le debo haber empezado a escribir teatro, él me empujaba y hasta me perseguía para que lo hiciera”. Amiga entrañable de Carballido, quien fue uno de los primeros en descubrir su talento, para trazar personajes únicos para la escena.

 

Hernández provocó a mediados del siglo XX el desconcierto de la comunidad cultural, que hasta entonces no estaba acostumbrada a que una mujer, pudiera ser autora de un teatro de fuerza y contenido.

 

En los años sesenta su teatro se enriqueció con diversas teorías escénicas y la exploración de estilos revolucionarios, mismos que plasmó en piezas como “La calle de la gran ocasión” e “Historia de un anillo”. En esa misma década, Luisa Josefina Hernández incursiona también en el género de la novela con “El valle que elegimos”, a la cual siguieron otras obras literarias como “La cólera secreta”, “La noche exquisita” y “Apocalipsis cum figuris”.  Por su colaboración en la revista América, la autora fue considerada como una fiel exponente de la llamada Generación del medio siglo, conformada por figuras como Sergio Magaña, Jorge Ibargüengoitia, Inés Arredondo, Rosario Castellanos, Jaime Sabines, Salvador Elizondo, Ricardo Garibay, Dolores Castro, Juan García Ponce y Emilio Carballido.

 

 

“El teatro no corrige las costumbres, pero si puede influir notablemente en ellas”

Jean-Jacques Rousseau 

La obra de esta autora se caracteriza también por su maestría para construir e incursionar por diversos géneros, mostrando inclinación tanto por las teorías de Brecht, como por el teatro de época, sin olvidar a los contemporáneos, incluso probando elementos del teatro del absurdo. Después de ganar una beca de la Fundación Rockefeller, la autora viajó a Nueva York para ponerse al día en las nuevas temáticas teatrales, además de participar en un curso de arte dramático en la Universidad de Columbia. CEVALLOS, Edgar. Diccionario enciclopédico básico de teatro mexicano. México, Siglo XX, Col. Escenología, 1998. P. 211.

 

También cosechó lo mejor de la tradición latinoamericana, en obras como Los frutos caídos e incluso mostró su versión del más puro expresionismo, en propuestas como Danza del urogallo múltiple. Algunas de sus piezas han sido montadas con gran éxito en Estados Unidos, Europa, diversos países de América Latina e incluso en Asia.

 

Reconocida en 2002 con el Premio Nacional de Ciencias y Artes, la dramaturga ha recibido también distinciones como el Premio Xavier Villaurrutia por su novela “Apocalipsis cum figuris”Profesora Emérita de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.  Ha recibido infinidad de reconocimientos, aunque no la comprensión de que es merecedora, como una de las más brillantes intelectuales mexicanas.

 

“Que la acción corresponda a la palabra y la palabra a la acción, poniendo un especial cuidado en no traspasar los límites de la naturaleza”

William Shakespeare

 

La casta divina acendrada en Yucatán, el asedio pirata al puerto de Campeche, la dominación de los caciques, la civilización paternalista  y el destino de las mujeres que a veces logran liberarse y en ocasiones son víctimas absolutas de esta civilización, integran parte del universo de la obra “Los grandes muertos”.

 

La Compañía Nacional de Teatro, la UNAM y Campeche, rinden homenaje a Luisa Josefina Hernández con “Los grandes muertos”. “Este legado que se encuentra en este volumen, es un conjunto de once obras relacionadas entre sí por la historia de la familia Santander en el estado de Campeche de 1862 a 1909”.

 

En esta ocasión y por primera  vez, se estrenan seis obras de una saga de once, la Compañía Nacional de Teatro se ha dado a la tarea titánica de montarlas. Las obras que se presentan son: El galán de ultramar, La amante, Fermento y sueño, Tres perros y un gato, La sota y Los médicos. José Caballero dirige al elenco estable de la Compañía Nacional de Teatro, con la colaboración de dirección adjunta de: Arturo Beristain, Mariana Giménez y Octavio Michel.

 

Equipo de Creativos: diseño de escenografía e iluminación Jorge Kuri Neumann, diseño de vestuario Jerildy Bosch, música original Alberto Rosas, coreografía y gestual de personajes Ruby Tagle, asistencia de dirección Georgina Stepanenko, y diseño de maquillaje, peinados y peluquería Mario Zarazúa y Maricela Estrada.

 

Interpretación del Elenco estable de la Compañía Nacional de Teatro (por orden alfabético): Enrique Arreola, Everardo Arzate, Marta Aura, Arturo Beristain, Eduardo Candás, Emma Dib, Felio Eliel, Mariana Gajá, Ana Ligia García, Diego Jáuregui, Rocío Leal, Blanca Loaria, Tony Marcín, Carmen Mastache, Abril Mayett, Constantino Morán, Óscar Narváez, Gabriela Núñez, Laura Padilla, Yulleni Pérez Vertti, Renata Ramos, Esteban Soberanes, Paulina Treviño, Rodrigo Vázquez y Álvaro Zúñiga. Actores invitados: Octavio Michel, Azalia Ortiz, Muriel Ricard y Edgar Sagarra

 

Se realizó una mesa de reflexión en la Sala Carlos Chávez, en la que se profundizó en el trabajo de la también traductora y profesora emérita de la UNAM, la Maestra Luisa Josefina Hernández Lavalle a sus 85 años, es considerada dentro de los miembros de la llamada generación del medio siglo, en la que se encuentran Sergio Magaña, Jorge Ibargüengoitia, Inés Arredondo, Rosario Castellanos, Jaime Sabines, Salvador Elizondo, Dolores Castro y Emilio Carballido.

 

En el encuentro Silvia Molina, antropóloga y docente en la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), habló sobre el marco histórico en el que se desarrollan las obras de “Los grandes muertos”, que abarca de 1862 a 1909, en una pequeña ciudad del Golfo, Campeche, aunque en el libro no aparece éste por su nombre.

 

El poeta Brígido Redondo Domínguez opinó sobre el contexto de otras novelas de la dramaturga en las que hace referencia a leyendas y relatos tradicionales, los cuales ironiza y presenta en propuestas teatrales con un dejo de farsa, como en Los frutos caídos.

 

Finalmente, Fernando Martínez Monroy, fundador y director de la compañía Ápeiron Teatro, AC, apuntó que a lo largo de más de 40 años, la maestra Hernández impartió la cátedra de Teoría y Composición Dramática en la FFyL, para comprender el otro lado de la creación artística. Por ello esta autora investigó en torno a las relaciones comunes que forman patrones entre las grandes obras y descubrió un método de análisis que toma en cuenta la realidad desde lo universal y concibe a cada una de éstas como objetos únicos.

 

Después de su estreno en la UNAM, se representarán las seis obras del 23 de abril al 4 de mayo en la sala Héctor Mendoza, sede de la Compañía Nacional de Teatro del INBA, ubicada  en la calle de Francisco Sosa N° 159, colonia Coyoacán, pueden reservar a los teléfonos: 5658-4108 y 5658-4558 de 12 a 18 horas,  o enviar un correo a: publicosenteatro@gmail.com 

¡NO DEBEN FALTAR!

Publicado el 15 de abril, 2014 | Por | 2 Comentarios | En la categoría Difusion Entrevistas Publicaciones Recientes Teatro Teatro contemporáneo | Con las siguientes etiquetas

2 respuestas a “¡LEGADO INVALUABLE! DE LUISA JOSEFINA HERNÁNDEZ”

  1. Maria Jose dice:

    Hola muy buenas tardes, mi nombre es Maria José, soy estudiante de filosofía y letras en la ciudad de San Luis Potosí, encontré esta biografía de la escritora y dramaturga Luisa Josefina Hernández Lavalle, he estado interesada en su trayectoria desde hace tiempo y no he logrado adquirir alguna información para lograr contactarme con ella, por lo que me gustaría saber si ustedes pudieran proporsionarme algún medio de contacto, ya sea un correo o lo que fuera. Les agradeceré mucho.

  2. julio morales dice:

    Hola, estoy interesado en saber mas sobre lo trayectoria y la complejidad de sus personajes,soy egresado de la carrera en artes escénicas y me gustaría poder tener su contacto para realizar una entrevista y conocer mas a fondo su pensamiento como escritora.

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017