¡Me sorprendieron! En ‘La Gruta’ del Centro Cultural Helénico

¡Me sorprendieron! En ‘La Gruta’ del Centro Cultural Helénico

Por: Anaraceli Alvarado

 

me-sorprendieron_1_2

“El Príncipe Ynocente” del gran dramaturgo Lope de Vega, con la versión de Fernando Villa y Fernando Memije, con dirección tripartita: Fernando Villa, Fernando Memije y Alan Flores. Una obra totalmente escrita en verso, difícil de aprender, difícil de decir, y aún más difícil de representar, ¡ahí está la magia del teatro! Esta pareja de actores realmente, ¡ME SORPRENDIERON!

 

Dos jóvenes actores en ‘un espacio vacío’, como lo hacían los griegos al principio de los tiempos, aparecen hacinados dentro de una jaula estrecha, cantando una versión lastimera de su desgracia por estar privados de su libertad injustamente, pero sin embargo para pasar el tiempo, se dedican a representan historias.

 

El principal problema de los textos en verso, es la manera de hablar, porque generalmente suelen decirlos con un ‘sonsonete’, o ‘cantaleta’, es decir, suena ‘monótono’ y… aburrido. Y sin embargo, los actores hicieron acopio de saber decir el verso, sin las consecuencias antes mencionadas, con ‘gags’ pícaros y divertidos.

 

“El teatro consiste en representar figuraciones vivas de acontecimientos humanos ocurridos o inventados, con el fin de divertir”

Bertold Brecht

 

me-sorprendieron_2_2

El diseño de escenografía de Tenzing Ortega, con gran creatividad solucionó las necesidades del ‘montaje’; dos practicables con barrotes, separados representan una fuente, el castillo con su torre y ventana, juntos forman la celda donde se encuentran hacinados los presos, un banquito, una cubeta, una guitarra y un pequeño cojín, que lo mismo sirve de asiento confortable para sentarse en la cubeta o el vientre prominente de uno de los personajes.

 

El vestuario de Pedro Pazarán T., saco rayado, pantalón con múltiples bolsas, para guardar y sacar inmediatamente los accesorios necesarios para darle identidad a cada personaje.

 

Son diez y seis personajes diametralmente diferentes, con sólo dos actores; pareciera que fuera imposible hacerlo, y sin embargo se transforman los actores, en otro personaje, en un ‘tris’, no sólo para cambiar de parlamento, sino darle corporeidad, presencia escénica, carácter, voz, tono, dicción, y lo más importante: ¡verosimilitud!

 

La capacidad histriónica de este par de magníficos actores, está plenamente demostrada, la memoria, el juego de espacios en el trazo escénico, demuestra el cabal conocimiento del quehacer teatral, el oficio que tienen a toda prueba, y sobre todo, ‘la energía’ que requiere esta ‘puesta en escena’, es indispensable una excelente ‘condición física’. ¡FELICIDADES!

 

“El arte, cuando es bueno, es siempre entretenimiento”

Bertolt Brecht

 

me-sorprendieron_3_2

En esta ‘puesta en escena’, queda plenamente demostrado lo que dice Luis de Tavira: “El escenario es el lugar en donde todo lo que es, siempre es otra cosa. El Teatro es un mirador donde todo lo que es, puede aparecer, pero sólo se reconoce cuando desaparece”.

 

“El teatro, es algo que pasa en los cuerpos, el tiempo y el espacio del convivio: espectadores-actores, existe como fenómeno de la cultura viviente en tanto sucede; deja de existir en cuanto no acontece”. Filosofía del Teatro de Jorge Dubatti

 

La que esto escribe recuerda lo que me decía el ilustre y fructífero maestro Emilio Carballido Fentanés, el teatro que no muestra la vida y divierte, no vale la pena ni escribirlo, menos representarlo.

 

El montaje de esta obra teatral del Siglo XVI, denominado “Siglo de Oro Español”, texto del dramaturgo Lope de Vega, está basado como en esa época, a la manera de “Ñaque”, que consistía en una pareja de actores que representaban a todos los personajes de una obra teatral, en este caso son diez y seis, actuando sólo dos actores. ¡Una verdadera Proeza! ¡Felicidades otra vez!

 

me-sorprendieron_4_2

En este caso son diez y seis personajes, representados y dándoles vida sólo dos actores, empezando por los presos 1 y 2, que se valen de sólo los utensilios que tienen en su celda, sin embargo el público asume la concesión, cada vez que cambian de personaje.

 

Un banco, una cubeta, un cojín, un recogedor de mango largo, dos pañuelos rojos, dos pares de anteojos de grueso aumento, un juego de cartas, que se reparten y una guitarra, con la que se acompañan para cantar juntos su situación como presos, además, injustamente; como tantos presos en pleno siglo XXI, hay en este mundo.

 

Esta obra Teatral, es de un alto grado de dificultad, por todo lo antes mencionado, por lo que tienen que ensayar constantemente, para no perder la frescura, la energía, la versatilidad, el tono, el ‘time’, cada domingo que la representan, por lo que no deben olvidar que: “Un actor debe trabajar toda su vida, cultivar su mente, desarrollar su talento sistemáticamente, ampliar su personalidad; nunca debe desesperar, ni olvidar este propósito fundamental: amar su arte con todas sus fuerzas y amarlo sin egoísmo” Constantin Stanislavski

 

Se representa en el foro “La Gruta”, sólo los domingos a las 18 horas, hasta el 15 de mayo. ¡NO SE LA DEBE PERDER!

Publicado el 29 de abril, 2016 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Difusion Publicaciones Recientes Teatro Teatro contemporáneo | Con las siguientes etiquetas Etiquetas:

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017