Meritorio nombrar al Teatro de la Danza “Guillermina Bravo”

Meritorio nombrar al Teatro de la Danza “Guillermina Bravo”

Por: Anaraceli Alvarado

 

guillermina_bravo_1_2

Lidia Camacho, directora general del INBA, encabezó la develación de la placa en reconocimiento al legado de la maestra, bailarina y coreógrafa, Guillermina Bravo, referencia obligada de la danza en México, coinciden sus colegas; con el nombramiento al “Teatro de la Danza” del Centro Cultural del Bosque, se difundirá el legado de la “guerrera de la danza mexicana”.

 

Con un prolongado aplauso del público, familiares y comunidad artística, se recibió tal distinción que a partir del miércoles 13 de junio, el tradicional Teatro de la Danza del Centro Cultural del Bosque —fundado en 1969— llevará el nombre de la “incansable guerrera de la danza mexicana”, la maestra Guillermina Bravo.

 

“Leamos y bailemos. Estas dos diversiones no harán nunca daño al mundo” George Carlin

 

guillermina_bravo_2

Se llevó a cabo un homenaje sensible, que encabezó la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Lidia Camacho, en el que participaron con emotivas palabras y bellos recuerdos, que narraron personalidades de la danza, como las coreógrafas Rossana Filomarino y Gladiola Orozco, quienes compartieron una parte de la vida de la maestra Guillermina Bravo, en el legendario “Ballet Nacional de México”.

 

Lidia Camacho, después de develar la placa que da testimonio de esta designación, dijo que el motivo de ello es, valorar el legado y rendir homenaje a una mujer que es entrañable, para la comunidad artística mexicana, pilar fundamental del desarrollo de la danza moderna y contemporánea de nuestro país; una mujer notable por su talento ejemplar, por su disciplina en cada una de las facetas de su arte: bailarina, coreógrafa, maestra, estudiosa y fundadora de instituciones.

 

Estuvieron presentes en la ceremonia, Claudia y Lucio Sánchez Bravo, hijos de la fundadora del “Ballet Nacional de México”, la directora general del INBA Lidia Camacho comentó al público, en su mayoría jóvenes, que Guillermina Bravo fue siempre generosa a la hora de impulsar proyectos, colaborar en los procesos de creación de sus pares, y con los exponentes más destacados de otras disciplinas.  

 

“El baile es una forma de llegar a la belleza, de dominar cada músculo y lanzarlo a la felicidad” Bernard Maurice

 

guillermina_bravo_3_2

“Esto —dijo— es muy importante recordarlo, porque Guillermina Bravo, tenía tal amplitud de miras, que pudo asociar su trabajo con otras artes, contribuyendo así a enriquecer sustancialmente, la escena artística nacional de varias décadas, y a fortalecer sobre todo su proyección a nivel internacional”.

 

Por todo lo antes mencionado, por haber abierto camino para todos los involucrados, en el arte del movimiento que le siguieron en tiempo y espacio, subrayó la titular del INBA, las instituciones de cultura mexicanas, se congratulan al dedicar el “Teatro de la Danza”, a la memoria y valioso legado de Guillermina Bravo.

 

“Con ello reconocemos los méritos de una artista, y un ser humano que no concibió otra misión en la vida, que servir a la sociedad a través de la danza: Guillermina Bravo, incansable guerrera de la danza mexicana”.

 

El acto contó con la interpretación de una serie de coreografías de Rossana Filomarino, interpretadas por la bailarina salvadoreña Itzel Zavaleta, con musicalización de Rodrigo Castillo.

 

guillermina_bravo_4_2

La maestra, bailarina y coreógrafa Rossana Filomarino, leyó una carta que le escribió a su maestra Guillermina Bravo, en la que le contó que al llevar su nombre el Teatro de la Danza, “la gente que venga preguntará, ¿quién fue esta mujer? y así sabrá que fue un pilar de la danza mexicana”, que además sigue siendo ruta y sendero, que “hoy hacen faltan más mujeres como tú, que pongan en alto el nombre de México”.

 

Lucio Sánchez Bravo, heredero de la pionera de la danza, consideró conveniente que el legado de su madre, debe ser difundido entre las nuevas generaciones, por lo que externó su deseo de documentar su obra, la del “Ballet Nacional de México” y la de sus compañeros de aventura.

 

Gladiola Orozco, también compañera de Guillermina Bravo, quien propuso dar su nombre al “Teatro de la Danza”, la recordó como una mujer “increíble en todo lo que hacía” y que no se puede hablar de la danza mexicana contemporánea sin recurrir a ella.

 

“Bailar no tiene edad, no tiene momentos, no tiene condición… porque no se baila con los pies, se baila con el corazón”

 

“No siempre podemos elegir la música que la vida nos toca, pero podemos elegir como la bailamos” Filosofía Dancística

Publicado el 14 de junio, 2018 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Danza Difusion Publicaciones Recientes Teatro Teatro contemporáneo | Con las siguientes etiquetas Etiquetas:

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017