“MORIR O NO MORIR” DE SERGI BELBEL EN EL MILÁN

“MORIR O NO MORIR” DE SERGI BELBEL EN EL MILÁN

POR: Anaraceli Alvarado

 

MORIR O NO MORIR_1_2

El dramaturgo Sergi Belbel Barcelonés,  es autor, director y traductor teatral, sus textos de ritmo ágil, directo, con temas como la comunicación en las relaciones humanas y el tiempo.

 

Constantemente multipremiado como autor y director, sin duda el texto es poderoso, pero en esta puesta en escena la dirección de Antón Araiza es fundamental y consiguió recrear la partitura con eficacia.

 

Ese tránsito entre literatura dramática y escritura escénica, se concentra durante el proceso de puesta en escena, que sea la última fase del hecho teatral, y se convierta en una aventura apasionante.

 

En la primera historia participan Erwin Veytia como el guionista, y Amanda Farah como la mujer; se trata de una narraturgia en la que los dos actores, demuestran lograr la transferencia de la tensión de su relación de pareja, a los espectadores.  

 

MORIR O NO MORIR_2_2

En la segunda historia, Paula Watson como hermana, y Nicolás  Mendoza como heroinómano, lograron que el espectador no se concentrara solo en la ficción, sino sobre el contenido discursivo, expresiones faciales, corporales, emisión de voz, volumen, tono, ritmo, ‘time’, acción dramática, subtextos y sus contradicciones.

 

La muerte como acontecimiento irreversible, como agujero de la ficción de quien mantiene la vida, límite insondable de la ficción de quien cumple su deber con sus capacidades actorales, el conflicto no solventado entre la vida – proceso psíquico – y el estado inerte – proceso material -.

 

En ese límite se abre un hueco que se resiste a la representación. Nicolás Mendoza, a pesar de ello, logró verosimilitud.

 

“Con los recursos de presencia que el teatro tiene, nos echan a la cara trozos de la realidad. El arte no existe sino cuando ha superado sus modelos vivos mediante una elaboración ideal”

Ramón María del Valle-Inclán

 

 

MORIR O NO MORIR_3_2

En la historia siguiente, la tercera como la madre Regina Flores Ribot y como la hija Ana Valeria Becerril, que llevan a cabo una escena de relación madre e hija, una de las relaciones familiares más difíciles, porque la progenitora usa su rol de poder, para martirizar, siendo autoritaria, prepotente, lacerante, que resulta agobiante y repite las actitudes familiares, llevando a su hija a la muerte por ahogamiento.

 

Bertold Brecht rectificó su visión de la muerte, en Madre Coraje, y otras obras donde junto a la tensión clasicista, introdujo también, un humanismo más orgánico. En todas estas historias se presentó la muerte, y repiten las escenas donde el desenlace no fue fatal”.

 

La necesidad del autor de mostrarlo todo, unida a la noción de crueldad en la escena, resulta autorreflexibidad aplicada a la creación escénica, tiene consecuencias, el reconocimiento de lo que puede pasar si no existe la comprensión, y como dice el director escénico:

 

“No creo en la casualidad. En ocasiones no comprendo porqué ocurren las cosas del modo en que suelen ocurrir” Programa de Mano

 

MORIR O NO MORIR_4_2

En el cuarto caso, Fernando Villa Proal personifica al enfermo y Sophie Gómez le da vida a la enfermera, que el empeño del autor por documentar el proceso físico, ‘mostrándolo todo’, sin por ello convertir en objeto al enfermo, con todas sus complejidades manteniéndolo como sujeto, mediante un diálogo intersubjetivo. 

 

Este caso obliga al director a poner al servicio de los actores, las condiciones para la representación, de la complejidad de la ‘muerte’ de un individuo, la necesidad de mostrar el proceso de construcción de la segunda realidad, – la puesta en escena de la realidad -.

 

Antón Araiza conformó un equipo de creadores, para lograr una ‘puesta en escena’ fuera de serie; la escenografía de Jorge Ballina, que logró conformar un escenario central, donde se representaran las historias, mesas que usan en ‘la morgue’, que sirven como cama de hospital, camilla y para lo que fueron fabricadas originalmente.

 

“La libertad de la fantasía no es ninguna huida a la irrealidad, es creación y osadía…”

Eugéne Ionesco

 

MORIR O NO MORIR_5_2

La quinta historia, quizá es la más desgarradora porque debemos pensar que puede ser este nuestro caso a futuro.

 

Concepción Márquez crea al personaje de ‘la señora’, con la experiencia en las tablas, su trayectoria escénica, su capacidad para la creación ‘camaleónica’, de cada uno de los personajes que le han asignado.

 

Su capacidad histriónica, le permitió darle un ‘corpus instrumental’, darle vida a un soliloquio, como expresión de los pensamientos del personaje en situación de ‘soledad dramática’, vehículo de complejos procesos ‘inter’ e ‘intrasubjetivos’; el teléfono como interlocutor de un llamado de auxilio, la convierten en una actriz ¡excelsa!

 

“El teatro no puede desaparecer porque es el único arte donde la humanidad se enfrenta a sí misma”

Arthur Miller

 

MORIR O NO MORIR_6_2

En el caso de la sexta historia, representada por la camaleónica actriz Norma Angélica y Raúl Villegas, personifican a una pareja de policías en patrulla, hacen la concesión de viajar en patrulla y los espectadores la asumen, de tal suerte que resulta una representación con alto grado de verosimilitud, amén del personaje que creó Norma Angélica, bien definido, con diferentes matices, tonos de voz, volumen, expresión facial, corporal, clara transmisión de emociones y sentimientos, usando sólo un ‘riñón’ de hospital como volante.

 

El vestuario de Mario Marín del Río, además de dar identidad a cada personaje; la coreografía y asesoría corporal de Norma Flores, permitió el desplazamiento de los actores en la escena, la corporeidad de cada personaje; el diseño sonoro de Sebastiano Urquieta, apoyó el montaje como un lenguaje escénico más; realización de vestuario Israel Ayala Beltrán; realización de escenografía y pintura escenográfica Alberto Orozco, César E. Orozco, Jaime Orozco, Román Güitrón, Gerardo Cruz, Domingo González; asistentes de Escenografía Miguel moreno y Edgar Mora.

 

MORIR O NO MORIR_7_2

En la última historia, participan Miguel Romero personificó a la víctima y Pedro Mira como el asesino, representaron la difícil escena de suspenso, en la que se encuentran en una ‘situación límite’, la víctima se arrepiente, el asesino amenaza y los dos con su actuación logran la tensión dramática, hasta sus últimas consecuencias.

 

El autor Sergi Belbel, el director Antón Araiza además de los actores Miguel Romero y Pedro Mira, consiguieron que los elementos escenográficos no tuvieran una función espectacular, sino de construir el dispositivo, que permitiera la máxima efectividad comunicativa. Como decía Artaud, “no se va al teatro a ver, sino a participar”.

 

En todas las historias, el autor, el director, los creativos y los actores, fueron capaces de mediar entre lo visible y lo invisible, precisamente por esa mediación, les exigió a todos, una entrega integral, y en especial a los actores, no sólo ‘interpretar’, sino en primer lugar ‘ser’.

 

 

“Nuestro mundo es un telón de teatro, tras el cual se esconden los secretos más profundos”

Rainer Maria Rilke

 

“Morir o no morir”, se presenta los lunes y martes a las 20:45 en “El Foro Lucerna”, Lucerna 64 esquina Milán

Publicado el 18 de marzo, 2015 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Difusion Publicaciones Recientes Teatro Teatro contemporáneo | Con las siguientes etiquetas Etiquetas:

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017