Novela: “Formas de luz” de Marco Tulio Aguilera Garramuño

Novela: “Formas de luz” de Marco Tulio Aguilera Garramuño

Por: Anaraceli Alvarado

 

formas_de_luz_1_2

Marco Tulio Aguilera Garramuño, nació en Bogotá 1949, publicó su primera novela en Buenos Aires, cuando tenía 24 años. La obra “Breve historia de todas las cosas”, fue presentada con gran estruendo publicitario, por Ediciones La Flor, diciendo que era mejor que “Cien años de soledad”, y que Marco Tulio era un escritor mejor que García Márquez, pero sin bigote. La crítica se ensañó con el novato. Mediando el año 2002, Marco Tulio ha publicado más de veinte libros.

 

Ha recibido decenas de premios literarios, nacionales e internacionales; aclamado por críticos y lectores de muchos países. Sus títulos memorables están: “Cuentos para después de hacer el amor”, “Mujeres amadas” y “Los placeres perdidos”.

 

Aparecieron en México a principios del 2002 las novelas: “La hermosa vida” y “La pequeña maestra de violín”, pertenecientes a la tetralogía “El libro de la vida”, cuyo primer volumen, ya publicado, se llama “Buenabestia” / “Las noches de Ventura”. Con la obra “Formas de luz”, obtuvo el Premio Bellas Artes de Novela José Rubén Romero 2017, lo presentarán Joaquín Díez-Canedo, Jaime Labastida y el autor, bajo la moderación de Adriana Cerda.

 

“Es una buena idea siempre hacer algo relajante antes de tomar una decisión importante en su vida” Paulo Coelho-

 

 

formas_de_luz_2_2

Joaquín Díez-Canedo

 

Se presentará el miércoles 4 de julio a las 19:00 en la Sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes. “Formas de luz” (El sentido de la melancolía), es una novela de Marco Tulio Aguilera Garramuño, escritor colombiano reside en México desde hace 40 años, ganó en 2017, el Premio Bellas Artes de Novela ‘José Rubén Romero’ por esta historia, la trama devela la vida conyugal de Ventura y Atanasia, pareja que debate su amor entre la lujuria, el adulterio, la egolatría, la mezquindad que rodea al artista, y, la depresión.

 

 

formas_de_luz_3_2

Jaime Labastida

 

“La divina comedia”, uno de los libros más importantes, que se han escrito en la historia de la humanidad, es el libro que subyace, que guía y fundamenta esta novela: En “Formas de luz”, como en la obra de Dante, hay un infierno, un purgatorio y un cielo posible. El pasado idílico, la paz inicial y el amor compartido por la pareja protagonista, corresponden al cielo; la depresión profunda en la que cae el protagonista y los atentados contra la esposa corresponden al infierno; la recuperación de la armonía, de la paz y del amor, corresponden al cielo de la pareja”, comentó en entrevista Aguilera Garramuño. 

 

 

formas_de_luz_4

Adriana Cerda.

 

La pareja protagonista parece estar en guerra perpetua y la armonía parece imposible. Para el autor, toda pareja humana nace de dos fuerzas opuestas: la atracción y la repulsión. “En la novela hay un juego de fuerzas encontradas: se enfrentan una mujer virtuosa e intolerante y un hombre irresponsable, pecador e infiel.

 

El protagonista es un escritor que se escuda en el arte para cometer incontables desafueros; la antagonista es una mujer que defiende el hogar no solo contra los desafueros de su marido, sino contra las violencias del mundo. La mujer es la heroína de la novela; el hombre es el villano… pero los papeles se alternan y todo es confuso. El bien y el mal se confunden”.

 

Atanasia es una mujer víctima de su marido, quien a pesar de ello va en su rescate ante el estado psicótico de su esposo. “En la novela de alguna manera quise demostrar (o descubrí) la superioridad moral de la mujer. El hombre, frente a la adversidad, se dobla; la mujer se levanta tras múltiples atentados, canalladas e infidelidades. La protagonista de la novela es como el coyote de la caricatura: le pasan trenes, le explotan bombas, la acuchillan, la atropellan coches y ella se recupera, regresa. Y además de ello, logra sacar a su marido del infierno y regresarlo al mundo transformado”.

 

“La forma en que nos comunicamos con los demás, y con nosotros mismos, en última instancia determina la calidad de nuestras vidas” Anthony Robbins

 

Ventura es un personaje al borde del suicidio debido a la depresión que sufre. La melancolía por otros tiempos es una constante en su vida, en la cual su profesión como escritor sirve como llave para vislumbrar otras posibilidades.

 

“Más allá del conflicto conyugal y de la violencia del mundo, la novela trata de la función del arte como salvador”, aseguró el colombiano, pues la novela trata de ser una especie de tratado sobre la melancolía.  

 

“Es y quiso ser una novela terapéutica, no solo porque le permite al protagonista salir de la depresión, sino porque el protagonista (y el autor) se dedicaron a estudiar libros científicos y literarios sobre el tema. La literatura sin duda ayuda a remendar las heridas del hombre y tal es el caso del hombre de esta novela. Si se salva del suicidio es gracias a que sabe que algún día regresará al mundo enriquecido y podrá publicar una novela sobre su propia visita al infierno y sobre cómo salió de él”. 

 

“Formas de luz”, pertenece a una saga que Marco Tulio Aguilera Garramuño ha escrito en los últimos años (Mujeres amadasLa hermosa vidaLa insaciabilidadLa honesta lujuria), sin embargo, es una novela absolutamente autótrofa, individual, cerrada en sí misma, que se puede leer sin haber leído las antecedentes.

 

Este proyecto funciona a la manera de “En busca del tiempo perdido”“El cuarteto de Alejandría” o “La crucifixión rosada”, de Proust, Durrell y Miller, respectivamente, según detalla el autor. “Son siete novelas, que conforman uno de los proyectos más largos de la literatura actual. El tiempo dirá cuánto valen. Por lo pronto, puedo decir que me han entretenido varios años, me han dado varios premios y algunos casi premios”, finalizó. 

 

Publicado el 2 de julio, 2018 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Difusion Publicaciones Recientes Teatro Teatro contemporáneo | Con las siguientes etiquetas Etiquetas:

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017