Proscenio lamenta la muerte del “Pilar del Teatro Mexicano”

Proscenio lamenta la muerte del “Pilar del Teatro Mexicano”

Por: Anaraceli Alvarado

 

jose_sole_1_2

Proscenio se une a la Comunidad Teatral, por el lamentable fallecimiento del “Pilar del Teatro Mexicano”, el Maestro José Solé, falleció la noche del miércoles a los 87 años, dedicó su vida a las Artes Escénicas, desde niño se inició con los títeres, estudió en Francia, actuación, vestuario, y dirección. Fue Creador Emérito del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA).

 

La maestra Isabel Quintanar, Presidente del Centro Mexicano del ITI-UNESCO, asistió a la 34 Reunión del Congreso Mundial que se celebró en Ereván, Armenia, recibió, en la ceremonia de clausura, de manos del excelentísimo Ramendu Majumdar, presidente del ITI-UNESCO, el nombramiento de “MIEMBRO DE HONOR DEL ITI MUNDIAL”, para entregarlo al maestro José Solé.

 

Por su dedicación al teatro, el lunes 8 de diciembre a las 13 horas, en una ceremonia se le entregó este reconocimiento al maestro José Solé, en el Teatro El Granero del Centro Cultural del Bosque, se reunieron autoridades del INBA, la Comunidad Teatral y el Consejo Directivo del Centro Mexicano ITI-UNESCO.

 

“El Teatro es el arte del aquí y el ahora, es la conciencia del pueblo hacia el futuro y no una pasiva visión nostálgica del pasado”

Eric Bentley

 

jose_sole_2_2

El Maestro de Maestros José Solé, estudió en el Palacio de Bellas Artes, fue miembro de la primera generación de la Escuela Nacional de Teatro del INBA, de la cual fue director, posteriormente ocupó el cargo de Coordinador Nacional de Teatro del INBA, promovió la existencia de la Compañía Nacional de Teatro, promovió el Teatro Escolar en el Palacio de Bellas Artes, dirigió durante muchos años, Compañías Independientes y la misma Compañía Nacional de Teatro del INBA.

 

Debutó como actor amateur en 1946, tiempo después participó en montajes como Don Juan Tenorio, Antígona y Como primavera hasta 1948. Su debut profesional fue en “La loca de Chaillot”, de Giraudoux, en 1949 y a partir de entonces se presentó en diversos escenarios de México, elegido por los más reconocidos directores escénicos de la época como Clementina Otero, Salvador Novo y Enrique Ruelas Espinosa, quienes fueron sus mentores en el arte teatral. Ya como director, debutó con la obra “Antígona” en 1959. Recibió la Luna del Auditorio Nacional.

 

“El teatro es un crisol de civilizaciones”

Víctor Hugo

 

jose_sole_3_2

70 años de labor creativa, donde en algunos montajes, no sólo dirigió la ‘puesta en escena’, sino que diseñó con sus propios bocetos, la escenografía y el vestuario. Su amplio conocimiento de las Artes Escénicas, su sensibilidad, poética, sus fortalezas, conocimientos, por su deseo, su voluntad de ser teatrista, y de que el teatro trascendiera, fueron sus anhelos que cristalizó a través del tiempo y supo inculcarlos con quienes trabajó.

 

Sembró en sus alumnos, actores, directores y creativos escénicos, la importancia del Teatro para alimentar al espíritu, el reunirse en un ‘ritual’ los actores y espectadores que se reflejan, en este juego de espejos que es el Arte Teatral.

 

Al mismo tiempo, que se reúnen en un momento de sus vidas, para ver, escuchar, disfrutar, percibir, sentir y emocionarse con las capacidades histriónicas, de los que actúan en el escenario, que tienen la capacidad de transmitir sentimientos y emociones.

 

“El teatro consiste en representar figuraciones vivas de acontecimientos humanos ocurridos o inventados, con el fin de divertir”

Bertold Brecht

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017