“SIN SOMBRERO Y CON GUARLAPAS” DE MEDARDO TREVIÑO

“SIN SOMBRERO Y CON GUARLAPAS” DE MEDARDO TREVIÑO 

Por: Anaraceli Alvarado

 

SinSombreroCírculoTeatral (2)_2

“El Círculo Teatral”, se ha convertido un referente del arte teatral contemporáneo, figuras destacadas de la dramaturgia mexicana, estrenan sus obras en este recinto, Medardo Treviño tamaulipeco de buena cepa, por las circunstancias en que se vive en el norte, crea teatro como resistencia con Tequio. En este año 2015 se presenta a petición de uno de sus actores, Alejandro Lustrial su primer monólogo que pone en escena: “Sin sombrero y con ‘guarlapas’”.

 

MEDRANO TREVIÑO_1_2 

Empezaré por descifrar la palabra ‘guarlapas’=guaraches, que el personaje “Ale” ha cambiado por botas y sombrero blancos, para transmitirnos sus sentimientos más profundos, su historia de vida, que sólo con la combinación de ‘un dramaturgo’ y ‘actor’ forjado con la disciplina, técnicas aprendidas con su mentor, además de que Alejandro Lustrial trabajó consigo mismo, pudo plasmar los fantasmas de sus antepasados que lo acompañan, con apoyo de la creativa pluma y acertada dirección del maestro Medardo Treviño.  

 

MEDRANO TREVIÑO_2_2

Una partitura perfectamente estructurada dramáticamente, lenguaje teatral como una cadena con eslabones engarzados por códigos artísticos, desde el primitivismo salvaje del cuerpo, hasta lograr la credibilidad en la transmisión de sentimientos y emociones.

 

El arte mayor del dramaturgo, es mantener un naufragio en escena el tiempo suficiente sin que naufrague el interés del público, como dice el maestro Marco Antonio de la Parra, pero para potenciarlo se necesita una buena dirección, precisamente la del autor Medardo.

 

A partir de un espacio vacío, el actor se enfrenta al ‘arte del cuerpo en carne viva’, donde el personaje se encuentra al borde de un abismo, sólo sujeto por alfileres que son las palabras de su partitura.

 

La experiencia del director y la capacidad histriónica de Alejandro Lustrial, hicieron que el personaje de “Ale” viviera durante la puesta en escena, la experiencia de pensar con el cuerpo, porque el entendimiento es un músculo, materia viva en el escenario. 

 

MEDRANO TREVIÑO_3_2

Retomando la ritualidad en el ‘hecho teatral’, no sólo logró reunir al público en una mística preponderante, sino conjugar en un mismo lugar, simultáneamente, la percepción de la audiencia con todos los sentidos, incluyendo el olfato y después de compartir las tortillas de harina con el público,  el gusto, porque algunos espectadores pudieron degustar las tortillas de harina, que el personaje “Ale” preparó.  

 

Patrice Davis define al monólogo como soliloquio, expresión de los pensamientos del personaje en situación de ‘soledad dramática’, por lo que lo considero de una ‘rica teatralidad’, apoyada por una partitura llena de matices, un actor con toda la casta, forjado en una Compañía Teatral, que tienen la idea de que su trabajo, incluye una penetración en la naturaleza humana, por ende su ‘teatro como resistencia’, les permite sobrevivir a pesar de las circunstancias adversas.

 

“No es que el teatro nos arranque de la realidad, sino que nos introduce en la realidad del teatro” Francisco Nieva

 

MEDRANO TREVIÑO_4_2

Según Aristóteles, ‘la catarsis’ es la facultad de redimir o purificar al espectador de sus propias bajas pasiones al verlas proyectadas en los personajes; al involucrarse en la trama, el público puede experimentar dichas pasiones y después de presenciar la puesta en escena, se entenderá mejor a sí mismo.

 

Sigmund Freud le otorgó un significado especial, también la experiencia de la compasión y el miedo (eleos y phobos), así logran la purificación del alma de esas pasiones. La teoría de Sartre dice que: ‘el hombre debe ser responsable de toda su existencia’, elige la orientación que quiere darle a su propia vida. El hombre se elige, no es otra cosa que lo que él hace de sí mismo.  

 

“La resistencia teatral que se produjo en Sarajevo, donde bajo los intensos bombardeos jamás se dejó de hacer teatro”

Guillermo Heras                  

 

 

“La Compañía Tequio de  Medardo Treviño cumplió 25 años”

 

MEDRANO TREVIÑO_5_2

El autor-director diseñó la escenografía ‘minimalista’ y la luminotecnia, que marcó atmósferas, revelando los momentos relevantes de la trama, logrando focos escénicos en momentos preponderantes.

 

Musicalización y sonorización, creación de Omar Lustrial, no sólo apoyó la representación, significó un personaje en la historia, además de que acompañó al actor en sus canciones, por cierto muy bien interpretadas por él, como diríamos en otros tiempos ‘¡con enjundia!’

 

Omar Lustrial ofreció la convención que estimula la imaginación, por lo que los espectadores vieron lo que el personaje de “Ale” creó, acompañado con la Música original de Salomón Robles, “El sombrero de la Cumbia”, excelente interpretación del actor y además, bailó con soltura. El equipo de creadores con Fotografía  de Dishel Flores y Daniela Hernández. Asistente de dirección Alejandro Lustrial.  Agradecimiento Especial a Daniel Jaramillo Villarreal.

 

Agradecimiento por su apoyo y solidaridad, a los compañeros actores Víctor Carpinteiro y Alberto Estrella del “Círculo Teatral”.

 

MEDRANO TREVIÑO_6_2 

 

Publicado el 9 de marzo, 2015 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Difusion Publicaciones Recientes Teatro Teatro contemporáneo | Con las siguientes etiquetas Etiquetas:

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017