“El derecho cultural”, ámbito que requiere intensa reflexión y práctica jurídica: Lidia Camacho.

“El derecho cultural”, ámbito que requiere intensa reflexión y práctica jurídica: Lidia Camacho.

Por: Anaraceli Alvarado

 

el-derecho-cultural_1

Se presentó el libro “Derecho cultural”, de Luis Cacho, junto con el autor y el director del INAH, Diego Prieto, en la ‘Sala Manuel M. Ponce’. El libro ofrece un panorama general, pero preciso, sobre el derecho cultural en México, afirmó el autor.

 

En su segunda edición, esta vez bajo el sello ‘Porrúa’ y con el apoyo de la Escuela Libre de Derecho, el libro “Derecho cultural”, del jurista Luis Norberto Cacho Pérez, se presentó en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes el martes por la noche.

 

el-derecho-cultural_2

En la presentación participaron la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Lidia Camacho; el director general del INAH, Diego Prieto, y el propio autor, con la moderación de Geney Beltrán, titular de la Coordinación Nacional de Literatura del INBA, organizadora del evento. La titular del INBA auguró, que el libro será tema de innumerables debates, por ende se convertirá en una útil herramienta, para ese ámbito “huidizo”, y “en casi perpetuo cuestionamiento”, como es en la actualidad el derecho cultural.

 

Tras reconocer que no es especialista en derecho, la directora general del INBA afirmó que a lo largo de su carrera en la cultura, ha comprobado “lagunas existentes” en la legislación, referente a este campo, “donde las sendas se estrechan, las herramientas se vuelven insuficientes y la penumbra jurídica nos rodea a cada paso que damos”.

 

De esa manera, “cada día, en nuestro trabajo como funcionarios culturales nos enfrentamos a vacíos, lagunas, obsolescencias y recovecos, donde la ley es rebasada por la realidad”, por lo que agradeció que Luis Cacho, “con su experiencia en el ámbito legal, sobre todo en cultura, nos regale este libro cuyo título es ya una invitación a la alta lectura, esa que precisa de tiempo, de confrontación: de agudo lápiz que deja huella en los márgenes”.

 

Afirmó que “no es, debo decirlo, de lectura sencilla, pero sí un libro de difusión general, porque estoy convencida que nos beneficiará a todos los que lo hemos leído y a los que lo leerán; a los que practican una disciplina artística y a los que la disfrutan, pues abre una vertiente que será cada día más amplia a un ámbito por demás rico y necesario, de una intensa reflexión y práctica jurídica: el derecho cultural”.

 

Consideró deseable, preferible, que exista una rama del derecho con el calificativo “cultural”, sin embargo, dijo, como materia nueva de estudio, aunque su ejercicio no tenga una dilatada experiencia, es importante definir sus límites, mediar sus alcances y potenciar sus limitaciones, y eso es precisamente a lo que invita Luis Cacho con su libro al abordar el derecho cultural.

 

Por su parte, Luis Cacho refirió que quien lo impulsó a hacer este libro fue Rafael Tovar y de Teresa, con quien trabajó por cerca de 30 años. El objetivo del libro, aseguró, fue ofrecer a la gente un panorama general, pero preciso, de lo que es el derecho cultural en México. Expresó que, aunque el derecho cultural es de factura reciente, sus antecedentes están en el inicio del México independiente, cuando surgen leyes de protección al patrimonio cultural, y en el siglo XX con la creación de la SEP y luego la Secretaría de Cultura, que responden a la necesidad y momentos concretos de la historia del país y de la sociedad mexicana.

 

Al existir instituciones encargadas de la promoción y difusión de la cultura, agregó el jurista, la Constitución consagra una serie de leyes para proteger los derechos de los ciudadanos en la materia y el modelo es retomado para aplicarse en otros países, aseguró.

 

Destacó que en todas esas regulaciones la cultura encuentra su protección, su promoción y difusión como obligaciones que asume el Estado mexicano en sus tres niveles de gobierno. En tanto, Diego Prieto también expresó su agradecimiento por esta “importante contribución en materia de estudio, análisis y sistematización de la legislación cultural en el país”.

 

En su nuevo libro brinda un panorama de la legislación vigente, Luis Norberto Cacho Pérez porque analiza el Derecho a la Cultura.

 

el-derecho-cultural_3

La Universidad del Claustro de Sor fue sede de la presentación de Derecho cultural de Luis Norberto Cacho Pérez, que brinda un panorama preciso de nuestro derecho a la cultura, manifestado, a través de las leyes vigentes, tanto las establecidas dentro de México, como las emanadas de los tratados internacionales, sin entrar en discusiones ni en opiniones doctrinarias, convirtiéndose en un material invaluable para entender la manera en que la legislación regula la cultura de nuestro país. El primer documento de primera mano publicado, luego de la creación de la Secretaría de Cultura, es definido por su autor como “una obra que permite al lector comprender las bases esenciales del derecho cultural, considerado como un derecho humano y definido como el conjunto de normas jurídicas que regulan la creación, preservación y difusión de la cultura y el arte, definiendo también el proceso de formación y de identidad”.

 

el-derecho-cultural_4

Cacho Pérez explicó que desde su creación, las grandes instituciones como el Instituto Nacional de Bellas Artes y el Instituto Nacional de Antropología e Historia en 1973, y a partir de 1988, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, que en 2015 se vio transformado en la SC, “están encargadas de crear las bases y las condiciones para que la cultura y el arte se puedan desarrollar plenamente en nuestra sociedad, protegiendo los derechos culturales previstos en el artículo 4° constitucional: el acceso a la cultura, el disfrute de los bienes y servicios culturales que presta el Estado en la materia y el ejercicio de los derechos culturales”, señaló.

 

Saúl Juárez aseguró que la publicación “abre camino en la ruta de conceptualizar, ordenar y establecer un corpus de ideas sustentadas en presencia de la cultura, como la máxima creación de los hombres y las mujeres, parte del humanismo como esencia, y llega al derecho como elemento imprescindible de la existencia social del intelecto y de las aspiraciones civilizatorias de todas las generaciones”.

 

El actual Director jurídico de la SC revela en su obra la fuerza del derecho cultural expresado a través de leyes como derechos a ejercer y como obligaciones a cumplir, “presentando un planteamiento contundente, al señalar que los seres humanos, desde antes de nacer, desde el momento mismo de la concepción, hasta el instante de la muerte, y aún después, estamos regidos por el derecho y es al Estado a quien corresponde hacer cumplir las leyes que rigen nuestra existencia humana”, aseguró Juárez Vega.

 

Siguiendo este postulado, se infiere que toda la actividad cultural que realizamos está regulada por el derecho cultural, lo mismo en el ámbito del creador, que en el público, igual en el patrimonio que en el disfrute y apreciación del mismo, “el simple y gozoso acto de escuchar la música de nuestro compositor favorito está contemplado en el derecho cultural”, añadió el funcionario.

 

Egresado de la Escuela Libre de Derecho y con gran experiencia en el ámbito cultural, ya que durante distintos periodos se ha cargo del área jurídica del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y ahora de la SC, Luis Norberto Cacho Pérez, concluyó que el cultural “es un Derecho vivo que implica la responsabilidad de las autoridades para aplicarlo, pero igualmente la responsabilidad de todos los ciudadanos para que nuestro arte y cultura se siga creando, protegiendo y difundiendo”.

 

“El derecho a la cultura es un derecho fundamental contemplado en la declaración universal de los derechos humanos. En el artículo 15 se hace hincapié en el derecho a participar en la vida cultural, la protección, el desarrollo y la difusión de la ciencia y la cultura. Como derecho perteneciente a la declaración debe ser protegido y reivindicado, sobre todo cuando los derechos culturales son identificados como un factor de desarrollo que puede llevar a determinados sujetos y grupos sociales a empoderarse en ellos para orientar sus vidas hacia un futuro mejor”.

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017