Inauguración Sala de Conferencias “Víctor Hugo Rascón Banda”

Inauguración Sala de Conferencias “Víctor Hugo Rascón Banda”

Por: Anaraceli Alvarado

 

victor_hugo_rascon_1

Estuvieron presentes, grandes personalidades del Arte Escénico y la Cultura, sobre todo escritores, actores, dramaturgos, guionistas, de cine, teatro y televisión. El Presidente de la SOGEM, invitó a la escritora y socia Sra. Laura Esquivel, a develar la placa del nuevo recinto, ubicado en el “Centro Cultural José María Fernández Unsaín” y además al connotado dramaturgo, director y actor, actualmente Presidente del Comité de Vigilancia, Willebaldo López, acompañado de su esposa, Rosita Eguiza, fue el encargado de recordar a nuestro amigo en Discurso Inaugural, que conoció desde sus primeras incursiones en el Arte Teatral.

 

Poco a poco, fueron llegando los miembros del Consejo Directivo de la SOGEM, además de los miembros de las diferentes ramas, amigos entrañables como el director escénico Víctor Carpinteiro, la notable actriz Ángeles Marín, con el compromiso de participar en lectura dramatizada, en fecha tan importante, en homenaje y conmemoración de su décimo aniversario luctuoso, el que fuera doctor en Jurisprudencia, maestro, dramaturgo, y que otrora fuera Presidente de la SOGEM, Víctor Hugo Rascón Banda.

 

victor_hugo_rascon_2

En cuanto Laura Esquivel cortó el listón inaugural, todos los invitados tuvieron acceso al nuevo “Salón de Conferencias” que llevará el nombre de nuestro recordado amigo y compañero escritor. El salón cuenta con capacidad para 30 escuchas, amueblado por cómodas butacas con paleta integrada, para poder escribir, con dos balcones que iluminan el nuevo recinto.

 

En cuanto los asistentes ingresaron, se sorprendieron de la amplitud y comodidad de las butacas, se dispusieron a tomar asiento, para estar atentos al programa que el Presidente Jesús Calzada, anunció con gran entusiasmo.

 

Primero: Discurso Inaugural, a cargo del Presidente del Comité de Vigilancia de la SOGEM, Willebaldo López.

 

victor_hugo_rascon_3

De una forma coloquial, el experimentado y decano dramaturgo, Willebaldo López, nos narró la forma en la que se conocieron, primero Víctor Hugo Rascón Banda, como ganador de un concurso de dramaturgia en el que el maestro Willebaldo López, fungió como jurado y lo había seleccionado.

 

Después narró de cómo por escrito le agradeció la nominación, y tiempo más tarde, se conocieron personalmente, cuando la Compañía Teatral de Willebaldo, representó su obra “Cosas de Muchachos”, ante dos mil espectadores; Víctor Hugo se acercó para felicitarlo y decirle, que se encontraba en una disyuntiva, o seguía estudiando leyes o se dedicaba de tiempo completo a la dramaturgia. Consideró el maestro Willebaldo, que para Víctor Hugo, fue una decisión de vida, pero siguió estudiando y al mismo tiempo escribió. La prueba de su éxito fue la premiada obra “Contrabando”, en lectura dramatizada que representarán los actores, bajo la excelsa dirección del maestro Víctor Carpinteiro. Después el dramaturgo Willebaldo López, nos compartió la lectura del Mensaje que escribió Víctor Hugo Rascón Banda, con motivo del “Día del Teatro”, invitado por el Instituto Internacional de Teatro, Centro Mexicano ITI-UNESCO.

 

victor_hugo_rascon_4

“Todos los días deben ser días mundiales del teatro, porque en estos 20 siglos, siempre ha estado encendida la llama del teatro en algún rincón de la tierra. Al teatro, siempre se le ha decretado la muerte, sobre todo con el surgimiento del cine, la televisión y ahora los medios digitales. La tecnología invadió los escenarios y aplastó la dimensión humana, se intentó un teatro plástico, cercano a la pintura en movimiento, que desplazó la palabra. Hubo obras sin palabras, o sin luz o sin actores, sólo maniquíes y muñecos en una instalación con múltiples juegos de luces. La tecnología intentó convertir al teatro en fuego de artificio o en espectáculo de feria. Hoy asistimos a la vuelta del actor frente al espectador. Hoy presenciamos el retorno de la palabra sobre el escenario. El teatro ha renunciado a la comunicación masiva y ha reconocido sus propios límites que le impone la presencia de dos seres frente a sí que se comunican sentimientos, emociones, sueños y esperanzas. El arte escénico está dejando de contar historias para debatir ideas. El teatro conmueve, ilumina, incomoda, perturba, exalta, revela, provoca, trasgrede. Es una conversación compartida con la sociedad. El teatro es la primera de las artes que se enfrenta con la nada, las sombras y el silencio para que surjan la palabra, el movimiento, las luces y la vida. El teatro es un hecho vivo que se consume a sí mismo mientras se produce, pero siempre renace de las cenizas. Es una comunicación mágica en la que cada persona da y recibe algo que la transforma. El teatro refleja la angustia existencial del hombre y desentraña la condición humana. A través del teatro, no hablan sus creadores, sino la sociedad de su tiempo. El teatro tiene enemigos visibles, la ausencia de educación artística en la niñez, que impide descubrirlo y gozarlo; la pobreza que invade al mundo, alejando a los espectadores de las butacas y la indiferencia y el desprecio de los gobiernos que deben promoverlo. En el teatro hablaron los dioses y los hombres, pero ahora el hombre habla a otros hombres. Por eso el teatro tiene que ser más grande y mejor que la vida misma. El teatro es un acto de fe en el valor de una palabra sensata en un mundo demente. Es un acto de fe en los seres humanos que son responsables de su destino. Hay que vivir el teatro para entender qué nos está pasando, para transmitir el dolor que está en el aire, pero también para vislumbrar un rayo de esperanza en el caos y pesadilla cotidiana ¡Vivan los oficiantes del rito teatral!… ¡Viva el teatro!” – Víctor Hugo Rascón Banda. Al terminar, lo premiaron con nutridos aplausos que el maestro Willebaldo agradeció. Lectura Dramatizada de una escena de la obra “Contrabando”, con dos actores, bajo la dirección del maestro Víctor Carpinteiro.

 

victor_hugo_rascon_5

 

victor_hugo_rascon_6

 

Segundo: Lectura Dramatizada de la obra: “Contrabando”, dirigida por Víctor Carpinteiro, actuada por Ángeles Marín y un actor invitado, que representaron una de las escenas más escalofriantes de la Puesta en Escena, con gran carácter y excelente histrionismo, hicieron que el público se estremeciera.

 

Al final, el presidente de la SOGEM, Jesús Calzada, invitó a la concurrencia a degustar un vino de honor y ricos canapés, con los que acompañaron a los invitados, mientras comentaban lo acontecido, en charlas amenas, recordando a nuestro amigo y compañero, con las frases vertidas en su mensaje, amén de sus momentos más felices y entrañables como ser humano.

 

Recuerdos que nos dejó Víctor Hugo Rascón Banda, (por alguna razón o destino, su madre le puso el nombre del gran autor ‘Víctor Hugo’). “Voces en el umbral”, fue su primera obra de teatro, publicada en 1979. En “Cautivas”, abordó el secuestro de la actriz Laura Zapata con su hermana, también hermana de Thalía. Ocupó la silla número 28 en la Academia Mexicana de la Lengua. Recibió la medalla “Xavier Villaurrutia”, entre otros muchos galardones. Conquistó dos veces el “Premio Nacional de Teatro Ramón López Velarde”. Escribió una obra sobre la fotógrafa italiana “Tina Modotti”, en 1981. No sólo era dramaturgo, también realizó diversos guiones para cine, entre ellos “Morir en el golfo” y “Tiempos de odio”. En Quintana Roo, un premio de arte dramático lleva su nombre.

 

Fue tesorero de la “Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas”.

 

victor_hugo_rascon_7 

Publicado el 2 de agosto, 2018 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Difusion Publicaciones Recientes Teatro Teatro contemporáneo | Con las siguientes etiquetas Etiquetas:

Deja un comentario

*

Diseño web
Ak Diseño / 2017